La ex senadora Piedad Córdoba, quien ha conseguido la liberación de al menos 20 retenidos en poder de las FARC, aseguró el jueves que espera a inicios de agosto noticias sobre posibles nuevas entregas de rehenes de esa guerrilla.

Fue la primera vez en semanas que la ex congresista mencionó el tema luego de un largo silencio sobre posibles liberaciones.

Sus gestiones ante las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) siempre han resultado en entregas de secuestrados, civiles o militares, algunos por más de 10 años, en una suerte de rutina que comienza con anuncios de la ex legisladora y poco después se conocen pronunciamientos oficiales de los guerrilleros a través de comunicados.

Las últimas liberaciones ocurrieron en febrero cuando los rebeldes entregaron a Córdoba, miembro del Partido Liberal --que hace parte de la coalición de gobierno del presidente Juan Manuel Santos-- a tres civiles, un militar y un policía.

"Somos optimistas (de) que las FARC los liberen unilateralmente porque estamos haciendo un trabajo muy serio, y esperemos el 3 de agosto" tener noticias concretas, dijo la ex senadora en diálogo telefónico.

Agregó que en esa fecha se realizará en Bogotá un foro del grupo de activistas que encabeza llamado Colombianos y Colombianas por la Paz para dar a conocer el trabajo que "hemos venido haciendo por el tema de la paz y obviamente de las liberaciones y esperamos de lo que estamos haciendo dé como resultado una respuesta positiva de las FARC para la entrega de todos los retenidos en una sola ocasión".

Ya desde inicios de año en las pasadas entregas, Córdoba había anticipado la posibilidad de que las FARC, antes de mediados de este año, pusieran en libertad de forma unilateral, o sin demandas al gobierno como contraprestación, a los 16 uniformados que siguen en poder de los insurgentes.

Entre esos retenidos figura José Libio Martínez, de 35 años, quien cayó en poder de los insurgentes el 21 de diciembre de 1997 tras un ataque de las FARC a un puesto de comunicaciones del Ejército en Pastascoy, una gélida y remota montaña en el suroeste del país.

Entre enero de 2008 y febrero de 2011, las FARC le entregaron unilateralmente a Córdoba a 20 secuestrados, entre políticos y militares.

En julio de 2008 el ejército colombiano rescató a 11 policías y militares junto a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres ciudadanos estadounidenses. En junio del año pasado fueron rescatados otros cuatro uniformados, entre ellos el general de la Policía Luis Mendieta, el más antiguo en esa fuerza y el oficial de mayor graduación que tuvieron los rebeldes en su poder.