El Gobierno de Chile elevó hoy la previsión de crecimiento del 6,1 % en que estaba al 6,6 %, en tanto que la inflación se situará al cierre del año en el 4 % y no en el 3,2 %, como tenía proyectado.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y la directora de Presupuestos, Rosanna Costa, explicaron durante una comparecencia parlamentaria que estos ajustes obedecen a que la actividad económica actualmente es superior a la que el Ejecutivo calculó al elaborar la Ley de Presupuestos para este año.

Además del dinamismo de la economía local, la estimación de un mayor crecimiento se debe a la apreciación cambiaria y al alza sistemática de los precios del cobre en los mercados internacionales.

Asimismo, la demanda interna ha experimentado una expansión superior a la prevista del 7,7 %, al situarse en el 8,7 %.

El ministro Larraín hizo el anuncio al presentar este miércoles ante la comisión mixta de Presupuestos del Congreso el Informe de Evaluación de la Gestión Financiera del Sector Público 2010 y la Actualización de Proyecciones para 2011.

Los nuevos datos se conocen el mismo día en que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dio a conocer en Santiago su Estudio Económico 2010-2011, que pone de manifiesto que el crecimiento de América Latina y el Caribe será este año mayor del previsto y alcanzará el 4,7 %.

En 2012 el crecimiento regional se desacelerará hasta el 4,1 % debido a la lenta recuperación económica de Estados Unidos y a la crisis de la deuda en Europa, explicó la CEPAL, que fijó para Chile un aumento de su actividad económica en 2011 del 6,3 %.