Estados Unidos espera "una señal de interés" de Argentina para relanzar los vínculos bilaterales tras haberse "superado" el "lamentable" incidente de la incautación de material militar estadounidense en Buenos Aires, dijo el responsable de las relaciones de Washington con Latinoamérica.

"Esperamos una señal de interés de Argentina para avanzar", apuntó el secretario adjunto del Departamento de Estado para América Latina, Arturo Valenzuela, en entrevistas publicadas hoy por los diarios La Nación y Clarín, de Buenos Aires.

Valenzuela, quien deja el cargo este viernes, sostuvo que "tal vez" haya que esperar a que "se complete el proceso electoral" en Argentina, en referencia a las elecciones presidenciales de octubre, en las que la jefa de Estado, Cristina Fernández, optará a la reelección.

"Gane quien gane, tenemos confianza en tener una relación excelente", puntualizó.

El diplomático estadounidense opinó que las dificultades en las relaciones de su país con Argentina se deben a que "la política exterior se confunde con la interna y, a veces, una estampa a la otra".

Entre Washington y Buenos Aires ha habido "altos y bajos, pero lo que pretenden" el presidente estadounidense, Barack Obama, y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, "es tener una buena relación con todos los países" latinoamericanos "y especialmente con Argentina", matizó.

El mes pasado, Argentina devolvió a Estados Unidos el material militar incautado en un avión militar de ese país por presunta violación de normas aduaneras a su llegada al aeropuerto de Ezeiza, a las afueras de Buenos Aires, en el marco de un convenio de cooperación, incidente que desató un contrapunto diplomático.

El avión estadounidense traía equipos para un entrenamiento de policías y la Aduana argentina retuvo cerca de un tercio de la carga, principalmente armas, medicinas y equipos de comunicaciones, operación que desembocó una polémica y una causa judicial que fue archivada en marzo último.

Valenzuela sostuvo que son las autoridades argentinas las que deberán decidir si se mantienen los acuerdos de cooperación en materia de seguridad, de lucha contra narcotráfico y el terrorismo.

Aseguró que no quedaron "secuelas" del incidente y sostuvo que "no es cierto" que haya una "desconfianza mutua" entre él y el canciller argentino, Héctor Timerman.

"Argentina no ha caído de ningún mapa. Sigue siendo uno de los países más importantes de la región, con el que buscamos tener una relación fuerte más allá de que, a veces, eso se entrampe con asuntos de política interna", remarcó.

Valenzuela confirmó que el Gobierno de Obama "sigue de cerca" las relaciones de Irán con Venezuela y otros países latinoamericanos e indicó que "conversó" sobre ese asunto con el canciller argentino.

El Departamento de Estado reiteró el miércoles que no tiene pruebas de que Venezuela sea "interlocutor" entre Irán y Argentina en asuntos nucleares, o de que Argentina envíe tecnología nuclear a Teherán.

"Argentina ha mantenido durante mucho tiempo una postura constructiva en el Organismo Internacional de la Energía Atómica respecto al programa nuclear de Irán", apuntó en un comunicado.