El debate sobre la aprobación del techo de la deuda de Estados Unidos, es la discusión política más importante del país, en la que están en juego no sólo el futuro de los republicanos o la reelección del presidente Barack Obama, también el futuro de nuestros bolsillos y nuestras finanzas personales.

¿Por qué es tan importante?. El asunto es que si el Congreso no autoriza elevar el límite de endeudamiento, el gobierno no va a poder a pagar sus cuentas y podría entrar en una situación de cese de pagos o "default".

La mayoría de los analistas no cree que esto llegue a pasar pero los que han advertido de este peligro lo han hecho por razones políticas y para cubrirse de que después no los acusen de no haber hablado a tiempo.

Se complican las negociaciones sobre endeudamiento de EEUU
Obama desafía a los republicanos a ceder en el déficit
Obama y legisladores permanecen divididos en torno al déficit

Preguntas y repuestas básicas:

¿Qué pasa si hay un default o cese de pagos?

Según el columnista Kurt Brouwer, del sitio financiero Marketwatch.com, el problema es el exceso de gasto. Los ingresos del Tesoro de Estados Unidos son cerca de $200 billones por mes, pero los gastos son de $300 billones.

Si el gobierno no recibe autorización para aumentar su deuda, no tendrá más opción que dejar de cumplir con obligaciones como gastos de pensiones, Medicare, subsidio de desempleo y muchas más. Los subsidios de desempleo, por ejemplo, cuestan cerca de $13 billones cada mes.

Y si no paga los intereses de la deuda se producirá una crisis internacional: Los inversionistas podrían salir corriendo de Estados Unidos a buscar refugio para su dinero invertido en bonos del Tesoro, en medio de una rebaja de calificación de la deuda de Estados Unidos y de un aumento súbito en las tasas de interés.

Si suben las tasas de interés, podría dispararse la inflación, caería más la inversión empresarial y el gasto de todos y el dólar se debilitaría más todavía.

Una situación así afectaría a todos y cada uno de loas ciudadanos. Sería una crisis de grandes proporciones, nunca antes vista en EE.UU.

¿Y cuáles son los gastos más grandes?

Cada mes el gobierno paga por intereses de la
deuda unos $29 billones, $50 billones en Seguro Social y $50 billones en Medicaid y Medicare, entre muchos otros gastos.

Aunque Obama no llegue a un acuerdo con el Congreso, los recortes a muchos de estos programas y el aumento en los impuestos tendrán que ocurrir en algún momento. Y Todos los vamos a sentir: los ricos, los pobres y la clase media.

Y detrás de todo esto está la discusión política: Obama se está jugando su reelección y los republicanos por supuesto apuestan a que Obama fracase.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino