Alberto Contador se mostró satisfecho del resultado de la duodécima etapa del Tour de Francia porque "sólo" cedió unos segundos pese a haber tenido problemas en la rodilla derecha que tiene lesionada desde hace días.

"Era la primera etapa de montaña y estoy contento con el resultado. Me he sentido muy mal con la rodilla, me iba molestando y estoy contento con el resultado pese a que he cedido unos segundos, más no he podido hacer", afirmó.

Contador perdió 33 segundos con respecto a Frank Schleck y 13 con su hermano Andy y con el australiano Cadel Evans.

El madrileño destacó la táctica de los hermanos Schleck, que se sucedieron en los ataques.

"Indudablemente que al estar los dos hermanos tienen más opciones de ayudarse. Pero hay otros rivales, como Evans, Ivan Basso que han estado muy fuertes", agregó.

"He tenido que ser prudente. Cuando he visto que los dos hermanos hablaban sabía que iban a jugar sus cartas. Frank se ha lanzado, supongo que sería porque se sentía más fuerte", agregó.

Contador señaló que debe "correr de forma inteligente" para afrontar las próximas etapas y recortar el tiempo que tiene perdido.

El de Pinto reconoció que tuvo problemas con la rodilla que se lesionó en la caída de la quinta etapa, pero se mostró convencido de que mejorará en los próximos días.

"Estoy casi seguro de que cada día irá mejor, con un poco de hielo la rodilla estará en condiciones para el sábado", afirmó Contador en referencia a la próxima etapa pirenaica con final en alto, en el Plateau de Beille.

El madrileño señaló que la rodilla le molestó en las arrancadas e los puertos.

"He sentido las consecuencias de las caídas de los primeros días, mi golpe de pedal no era tan bueno, pero estoy seguro de que voy a mejorar", indicó.

"Cuesta mucho arrancar el motor, pero ahora todos están con fatiga y eso va a mi favor", señaló.