La volátil situación en Libia será el primer asunto en la atestada agenda diplomática que llevará a la secretaria estadounidense de Estado Hillary Clinton por una gira por diferentes países del mundo.

Clinton parte el jueves de Washington hacia Turquía, donde asistirá a una reunión en Estambul con funcionarios de alto nivel de más de 40 países que apoyan la operación de la OTAN para proteger a civiles libios.

La cuarta reunión de ministros extranjeros del denominado Grupo de Contacto en Libia será visto no sólo como medida para incrementar la presión sobre el líder libio Moamar Gadafi para que abandone el poder, sino también para fortalecer el apoyo para el opositor Consejo Nacional de Transición, que necesita dinero urgentemente.

Clinton ha participado en dos reuniones previas del Grupo de Contacto, en las que los países representados, entre ellos Estados Unidos, se han movilizado para formalizar sus relaciones con el Consejo y ofrecerle ayuda financiera y otro tipo de asistencia.

El gobierno del presidente Obama ha distribuido ayuda humanitaria y trabajó durante semanas con el Congreso para liberar parte de los más de 30.000 millones de dólares que le fueron congelados al régimen de Gadafi en los bancos estadounidenses para poder fortalecer al Consejo.

Sin embargo, para el gran desconsuelo del Consejo, Washington no lo ha reconocido aún como el gobierno legítimo de Libia.

La reunión del Grupo de Contacto del viernes se da en momentos en que, según funcionarios estadounidenses, está aumentando la presión contra el régimen de Gadafi luego de meses de aparente estancamiento entre sus fuerzas y los rebeldes.

Después de esa reunión, Clinton se reunirá el sábado con funcionarios turcos en negociaciones que se concentrarán en los esfuerzos de paz para Medio Oriente, las tensas relaciones de Turquía con Israel, Irán y las represiones brutales contra las manifestaciones que exigen reformas en Siria. De Turquía, Clinton viajará a Grecia el domingo donde hablará sobre las relaciones entre Grecia y Turquía y sus vecinos en los Balcanes y luego irá a India, para continuar con el diálogo estratégico.

Allí, seguramente hablará sobre la lucha contra el terrorismo tras los atentados del miércoles en Mumbai, y el papel de India en la promoción de la estabilidad en Pakistán y Afganistán.

Después de India, Clinton irá a Indonesia para una conferencia sobre seguridad regional en el sureste de Asia en la isla vacacional de Bali. También hablará sobre los asuntos del mar del sur de China, y luego irá a Hong Kong, después hará un viaje al sur de China para regresar a Estados Unidos el 25 de julio.