Las autoridades estadounidenses acusaron el jueves a cuatro personas de asociación ilícita para lavar cerca de 30 millones de dólares provenientes de la venta de cocaína colombiana en España.

La fiscalía estatal del sur de la Florida identificó a los acusados como los españoles originarios de Madrid Artemio López Tardón y su hermano Alvaro López Tardón, y sus socios Fabiani Krentz y David William Pollack, ambos de nacionalidad estadounidense.

Vivente Orlando Cardelle, estadounidense de 63 años y residente en Miami, también de Miami, está acusado de contrabando de dinero en efectivo.

En caso de ser encontrados culpables, los hermanos López Tardón, Krentz y Pollack enfrentarían una condena de hasta 20 años de prisión.

Cardelle, por su parte, podría pasar hasta cinco años encarcelado.

De acuerdo con la acusación, los hermanos López Tardón organizaron el lavado de dinero proveniente del contrabando de varios cientos de kilos de cocaína que era llevada desde Colombia a España.

Los hermanos López Tardón tenían una red de contactos en Colombia y contaban con la ayuda de Pollack, de 32 años.

Al llegar a España, la cocaína era procesada y distribuida, y el dinero proveniente de su venta era recolectado por otros socios de la organización, indicó la fiscalía, aunque no los identificó.

Artemio, de 39 años y que vive en España, se encargaba después de enviarle dinero a su hermano Alvaro a través de mensajeros o transferencias electrónicas.

En Miami, Krentz, de 39 años, y Pollack ayudaban a Alvaro a lavar el dinero con la compra de bienes raíces y automóviles exóticos.

Alvaro, de 36 años, habría recibido al menos 26 millones de dólares de ingresos del narcotráfico provenientes de España desde el 2004, de acuerdo con las autoridades estadounidenses.

En abril del 2011, Cardelle, uno de los socios de Alvaro, fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Miami cuando se aprestaba a viajar a España. Las autoridades le confiscaron 21.605 euros que habría obtenido por la venta de cocaína.

Entre los bienes raíces que adquirieron Alvaro y sus socios figuran apartamentos en condominios en Miami Beach y de la zona céntrica de Miami.

Los automóviles incluyen un Bugatti Veyron, una Ferrari Enzo, un Rolls-Royce Ghost, varios Mercedes Benz y Lamborguini, un Bently, y un BMW.

La fiscalía dijo que la policía nacional española contribuyó en la investigación.

"Desde las playas de Miami hasta las costas de España, la lucha contra el crimen no tiene límites geográficos", expresó John V. Gillies, agente del FBI (la agencia federal de investigaciones).

"Este es otro ejemplo sobresaliente de una sociedad internacional, esta vez con la policía nacional española, que desbarató una organización importante de narcotráfico", consideró.

El caso judicial está a cargo de la jueza Joan Lenard.