Con una disminución de la inmigración, lo que impulsa ahora el rápido crecimiento en la población hispana son los nacimientos en Estados Unidos, no la llegada de nuevos inmigrantes.

Un análisis de los datos del censo destaca un giro en el rápido aumento de los hispanos en Estados Unidos. Los demógrafos señalan un posible impacto político a medida que los hijos de mexicanos que nacen en Estados Unidos aumentan su número en relación con sus similares nacidos en el extranjero y los no ciudadanos que carecen de poder de voto.

"A medida que vayan creciendo estos hispanos jóvenes, entrarán en las escuelas públicas, participarán en la economía nacional como trabajadores y consumidores, y entrarán en el grupo creciente de votantes hispanos elegibles", dijo Mark Hugo López, director adjunto del Centro Pew Hispano, coautor del estudio difundido el jueves.

El análisis se centra en el aumento de los descendientes de mexicanos, que representan más del 60% de la población hispana en Estados Unidos. Rastreando una migración mexicana masiva a Estados Unidos que comenzó en 1970 y llegó a su máximo nivel en la década de 1990, se detectó que los mexicanos jóvenes que cruzaron la frontera hace muchos años ahora aportan muchos hijos a la población, en contraste con otros grupos raciales y étnicos que en promedio tienen mayor edad.

Actualmente, la edad media de los mexicanoestadounidenses es de 25 años, comparada con 30 para otros subgrupos hispanos, 32 para los negros y 41 para los blancos. Las mujeres mexicanoestadounidenses por lo general han dado a luz en promedio a 2,5 hijos al llegar a los 40 años, más que en otros grupos.

Mientras tanto, la inmigración desde México ha bajado en los últimos años. Ha caído un 60% desde el 2006, después que el deterioro de la economía estadounidense y la intensificación de la vigilancia fronteriza dificultaron la entrada al país de trabajadores no autorizados. Como consecuencia, el número de inmigrantes desde México bajó en la última década a 4,2 millones, de los 4,7 millones que hubo de 1990-2000.

En total, la población mexicanoestadounidense creció en 11,4 millones en la última década, un 63% de ello como resultado de nacimientos. Esto revierte la tendencia de las dos décadas anteriores, cuando el número de nuevos inmigrantes mexicanos igualaba o excedía el número de nacimientos de mexicanoestadounidenses.

Entre los hispanos en general, un 58% en el aumento de población desde el 2000 ha sido resultado de nacimientos.

Actualmente, más del 60% de todos los hispanos son nacidos en Estados Unidos, muchos de ellos niños.

Los grupos hispanos buscan más influencia política. Los hispanos, que representan un 16% de la población, agregaron más de 15 millones de personas durante la última década y representaron más la mitad del crecimiento total de población.

Pero su poder de voto no siempre acompaña su número, en parte debido a que un porcentaje elevado de hispanos son niños o no ciudadanos. Solamente el 42% de los hispanos en Estados Unidos pueden votar, en comparación con el 78% de los blancos y el 66% de los negros.