Emuló a su archirrival Argentina al sacudirse a punta de goles a Ecuador para avanzar a los cuartos de final de la Copa América, pero Brasil tendrá que seguir sudando la camiseta si desea levantar por tercera vez al hilo el trofeo.

El técnico brasileño Mano Menezes es el primero en admitir que el camino hacia la final es pedregoso y que su plantel tiene que seguir mejorando.

Brasil, que necesitaba de al menos un empate para clasificarse, avanzó como primero de su llave con cinco puntos al despachar en la víspera 4-2 a Ecuador con dobletes de Alexandre Pato y Neymar, en un partido en el que los ecuatorianos metieron presión al empatarlo en dos ocasiones.

Dos días antes en el mismo escenario de Córdoba, Argentina le ganó a Costa Rica 3-0 con dos de Sergio Agüero y una diana de Angel Di María para evitar un caos y asegurar su pase a la siguiente ronda.

De sobrevivir los cuartos y las semifinales, los dos gigantes sudamericanos volverán a toparse en una final del torneo.

Pero primero, tienen que lograr escalar la montaña.

A Brasil le toca cruzarse nada menos que con Paraguay el sábado en La Plata. Ambos integraron el mismo sector de la ronda preliminar y su enfrentamiento terminó empatado 2-2. Argentina jugará el mismo día con Uruguay en Santa Fe para reeditar el añejo clásico rioplatense.

El pentacampeón mundial quedó con las alarmas encendidas después del partidazo que les hizo el Paraguay dirigido por el argentino Gerardo Martino.

La Albirroja remontó un marcador adverso en el complemento y tuvo contra las cuerdas a los brasileños hasta los minutos finales.

Un gol de Fred sobre la hora salvó a Brasil del revés.

Paraguay se dejó empatar el miércoles por Venezuela 3-3 al recibir un par de goles en los minutos de descuentos, pero logró avanzar como uno de los dos mejores terceros.

Brasil, en cambio, levantó cabeza ante un Ecuador que dio pelea. Fue mejor en juego colectivo, al tiempo en que Pato y Neymar, que se habían ido en blanco en los dos primeros compromisos, se hicieron sentir finalmente sacudiendo las redes.

"Jugamos un buen partido, pero debemos hacer más", estimó Menezes. "Estamos en los cuartos de final y vamos a enfrentar a un oponente de nuestro grupo y que será difícil".

"Si queremos ir a la semifinal, tenemos que seguir mejorando", agregó Menezes, quien lidera un proceso de renovación en el plantel verdeamarelo con miras a la Copa del Mundo que se disputará en Brasil en el 2014.

¿En qué debe mejorar Brasil?

Menezes no dio detalles al respecto, pero en los tres compromisos disputados los brasileños tuvieron parpadeos en defensa y aunque cueste creerlo al veterano Julio César, dueño del arco en la pasada Copa del Mundo, no se le vio tan seguro bajo los tres palos. Frente a los ecuatorianos se le escabulló la pelota entre las piernas permitiendo el primer gol de Felipe Caicedo y en el segundo del mismo ariete da la impresión de que pudo haber hecho un mejor esfuerzo por despejar el remate.

En el choque anterior frente a Paraguay, el segundo tanto de Nelson Haedo Valdez se gestó en un error del lateral Dani Alves, quien fue sustituido el miércoles por Maicon, que le dio más fluidez al equipo y generó más jugadas de gol por ese costado que el carrilero del Barcelona de España.

Menezes aseguró que el cambio de Maicon por Alves no fue por ese error y los calificó a ambos como "jugadores extraordinarios en su posición". También dijo que había que darle "confianza y crédito" a Julio César.

Si bien ha dado pincelazos de su talento y un par de asistencias de gol, Brasil espera más de su joven número "10" Paulo Henrique Ganso, quien se perfila en el proceso de Menezes como el futuro conductor del equipo.

Ganso admite que tiene que aportar más.

Días antes del choque contra Ecuador, el capitán Lucio instó a sus compañeros, jóvenes y veteranos, a meter más empeño en el campo. Su llamado surtió efectos el miércoles.

Menezes destacó que ante Ecuador se evidenció un mejor juego de conjunto que sirvió para que salieran a relucir las individualidades.

Pero "insisto, este es un proceso en el que hay que crecer más", recalcó el estratega.

Uno que volvió a quedar en deuda con el gol fue Robinho, quien regresó a la alineación para juntarse con Neymar y Pato, después de que Menezes decidió dejarlo en el banco frente a Paraguay. El delantero del Milan estrelló un remate en el poste en la primera mitad.

El técnico brasileño evitó anticipar si habrán posibles variantes para el segundo round contra Paraguay.

"Primero vamos a descansar, luego a entrenar y después a armar una alineación de acuerdo al rival que tenemos enfrente", agregó.

Brasil ganó las dos últimas Copa América disputadas en Perú 2004 y Venezuela 2007.

____

Juan Zamorano está en Twitter en @Juan_Zamorano