Las fuerzas de seguridad sirias dispararon el jueves contra miles de manifestantes que exigían la destitución del presidente Bashar Assad y mataron a por lo menos cinco personas, dijeron activistas.

La violencia en Deir el-Zour, cerca de la frontera con Irak, eleva la cifra de muertos a 12 después de dos días de operaciones militares en todo el país. Las redadas comenzaron el miércoles en la capital, la provincia norteña de Idlib, la ciudad central de Homs y las inmediaciones de la frontera turca.

"Todos los comercios cerraron; hemos anunciado una huelga general, quizás incluso desobediencia civil", dijo un activista en Deir el-Zour en conversación telefónica con The Associated Press. Pidió que no se publicara su nombre por temor a represalias.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos — ubicado en Londres, pero con una red de contactos en Siria — dijo que hubo por lo menos dos muertos y diez heridos. El activista confirmó la cifra a la AP.

Los activistas también reportaron huelgas parciales en varias ciudades y pueblos, incluso Homs y el suburbio de Douma en Damasco. Los paros aumentaron las presiones económicas sobre el régimen, que trata de mantener a flote la comunidad comercial y los prósperos mercaderes.

Si los negocios se paralizan, si quiebran los comercios privados y el gobierno no puede pagar a los empleados públicos, el régimen se encontrará casi sin respaldo.

Siria ha prohibido la presencia de la mayor parte de la prensa extranjera y ha impuesto severas restricciones a los periodistas, lo que hace casi imposible confirmar de manera independiente las noticias sobre lo que ocurre en el país.

Assad trata de aplastar un levantamiento de cuatro meses que se resiste a acallarse, pese a una sangrienta represión del gobierno que, según activistas, ha matado a 1.600 personas desde mediados de marzo. El gobierno objeta esa cifra y culpa el derramamiento de sangre a una conspiración extranjera y a "bandas armadas".

Por lo menos siete personas murieron el miércoles durante operaciones del ejército en la región de Jabal al-Zawiya, en la provincia de Idlib, dijo el activista Mustafá Osso en Siria.

La provincia ha sido escenario de operaciones militares durante semanas, al parecer destinadas a impedir que los residentes huyan a los campamentos de refugiados en la vecina Turquía. La presencia de miles de sirios que buscan refugio en Turquía ha sido un motivo de embarazo para el régimen de Assad.

_____

Zeina Karam está en http://twitter.com/zkaram