Varios centenares de presos de la cárcel El Rodeo II cesaron el miércoles el motín que mantenían desde hace 27 días, pero algunos escaparon, entre ellos uno de los cabecillas, anunció el ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, que dijo que cuatro reos murieron en un enfrentamiento a tiros cuando huían.

El ministro dijo que cuatro reclusos fugados fueron interceptados en una montaña, al sur del penal, y murieron al enfrentarse con armas de fuego a un grupo de militares.

El Aissami confirmó que varios internos, cuya cifra no precisó, hicieron una "fractura de la reja perimetral de seguridad" de la cárcel y se fugaron.

Entre los reclusos evadidos está Valentín Yordis López Cortez, alias "Oriente", quien ha sido identificado como uno de los líderes del penal, precisó el funcionario.

Luego de más de tres semanas de negociaciones y de esporádicos enfrentamientos entre los internos y los militares, el gobierno retomó el control de la cárcel de El Rodeo II.

El Aissami declaró a medios estatales que el penal se encuentra ya "bajo control de la Guardia Nacional", y que las autoridades tienen ahora "831 internos sanos y salvos". El motín comenzó el 17 de junio.

Grisel Zorrilla, vocera de los familiares de los presos, dijo a la AP en una conversación telefónica que a los reclusos "los están sacando" hacia el patio. "Se les ha dado un trato justo...y no están siendo maltratados", expresó.

Zorrilla ingresó el miércoles con otros 19 familiares a la cárcel, bajo autorización del gobierno, para vigilar el proceso de entrega de los presos. "Lo que están es un poco deshidratados, pero los muchachos mantienen la fuerza", señaló.

Relató que tras culminar el proceso de entrega pacífica los internos fueron organizados por grupos en el patio del penal para llevarlos a bañar y darles alimentos y agua. La cárcel se encuentra a unos 50 kilómetros al este de Caracas.

Según El Aissami, el motín se logró resolver luego de un largo período de conversaciones con los reclusos rebeldes.

Dijo que tras la recuperación de las instalaciones comenzó la búsqueda de las armas de fuego con las que un grupo de internos atacó a las fuerzas militares e impidió la intervención del penal por varias semanas.

Las autoridades habían denunciado que unos 60 presos armados tenían sometidos al resto de la población penal.

"Ya algunos de los jefes de estas organizaciones, de mafias que estaban ahí, ya también depusieron su actitud violenta, ya están plenamente identificados, ya están bajo custodia de la Guardia Nacional", expresó el ministro.

El director de la organización de derechos humanos Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto, dijo a la AP que la crisis de El Rodeo II se logró solventarse gracias a un acuerdo "bien secreto" que negoció el gobierno con los reclusos, y que incluyó entre otros aspectos el "respeto a los derechos humanos" y al debido proceso.

Nieto indicó que la entrega de Yoifre Francisco Ruíz Estanga, uno de los líderes de los reclusos, facilitó el fin del motín.

Agregó que Ruíz Estanga confesó que "Oriente" logró huir con otros nueve internos antes de que se concretara la entrega.

El activista consideró como un "hecho vergonzoso" el prolongado motín de El Rodeo II, y aseguró que "esto no es el fin del conflicto carcelario" que enfrenta en el país debido a que las restantes 33 cárceles venezolanas presentan las mismas condiciones de deterioro, violencia y hacinamiento que El Rodeo II.

En Venezuela existen 34 penales que albergan a 44.520 reclusos, de acuerdo a cifras del Ministerio de Relaciones Interiores.

Para el 2010 se alcanzó una cifra de 476 muertos y 967 heridos en las cárceles venezolanas, según reportó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Entre 1999 y 2010 habría muerto un total de 4.506 reclusos y el número de heridos habría ascendido a 12.518.

Los reclusos iniciaron el motín después que varios miles de militares tomaron el 17 de junio la cárcel vecina de El Rodeo I. La acción dejó como saldo un recluso y dos guardias nacionales muertos y otros 20 militares heridos.

El descubrimiento de armas en El Rodeo I y II suscitó fuerte polémica en el país y llevó a la oposición y algunas organizaciones de derechos humanos locales exigir al gobierno que investigue como ingresó el armamento al lugar.

Fueron detenidos el director de El Rodeo II, el jefe del destacamento militar que custodiaba el penal, y otros siete funcionarios del Ministerio de Relaciones Interiores y guardias nacionales encargados de la custodia del Rodeo I.

El gobierno decidió intervenir las cárceles de El Rodeo I y II luego de un violento enfrentamiento entre los internos que se registró el 12 de junio y que dejó 22 muertos, entre ellos un visitante.