Los mercados financieros italianos operaban el miércoles con mayor calma en momentos en que los legisladores apresuraban su trabajo para consolidar las medidas de austeridad solicitada por los países integrantes de la zona del euro.

El Mercado de Valores de Milán presentaba el miércoles una alza provisional de 1,4% hasta los 18.765 puntos, mientras que el bono a 10 años de la tesorería descendió su rendimiento al 5,45% y después de haber superado la barrera del 6% el día anterior.

Esta muestra de mayor confianza de los inversionistas se debe como resultado directo de la promesa del ministro de Finanzas Giulio Tremonti que juró apresurar el calendario para la adopción de un presupuesto austero que busque balancear los libros de contabilidad del gobierno italiano para el año 2014. La esperanza ahora es que el presupuesto sea aprobado el domingo y no en agosto, tal como se esperaba.

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi buscó acumular confianza en el sentido de que Italia no será arrastrada en un problema de crisis por deuda tal como le ocurren a otras naciones en Europa, pero reconoció que resulta necesario "eliminar cualquier duda sobre la eficiencia y credibilidad de las medidas de austeridad".