Los legisladores se culparon mutuamente y al presidente Barack Obama el jueves en momentos en que las negociaciones sobre un aumento al límite de la deuda nacional entran a una peligrosa fase final.

Wall Street observó el impasse con creciente ansiedad y advirtió que sería una catástrofe si Estados Unidos cayera en una cesación de pago de sus obligaciones financieras.

La advertencia franca de Obama de que "ya basta" durante una ronda de negociaciones el miércoles no ayudo a bajar la animosidad al comienzo de otro día de recriminaciones.

El líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, se puso de pie durante una sesión legislativa el jueves para afirmar que el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, ni siquiera debería participar en las negociaciones, recordando que el republicano ha sido descrito como "infantil".

Poco después, el líder republicano de la cámara alta, Mitch McConnell, se puso también de pie para advertir que el problema de la deuda era responsabilidad de Obama.

"Los republicanos no permitiremos que nos utilizan como los recolectores de impuestos para la economía de Obama", dijo McConnell. "Que no esperen contar con mayor apoyo de los republicanos al que recibieron con el sistema de salud. Ninguno".

El debate no fue un preludio alentador a las negociaciones programadas para recomenzar en la Casa Blanca el jueves en la tarde, a menos de tres semanas de que concluya el plazo el 2 de agosto para incrementar el poder de endeudamiento del gobierno.

Mientras tanto, los legisladores y la Casa Blanca continuaban trabajando a puertas cerradas sobre un plan de contingencia propuesto por McConnell para evitar caer en una mora en los pagos.

Obama está exigiendo que los negociadores lleguen a un entendimiento para finales de la semana, mientras el mundo financiero observa el conflicto con creciente temor.

"Nadie me puede asegurar que un cese de pagos de Estados Unidos no causaría una catástrofe y que no dañaría severamente la economía estadounidense y la global", dijo Jamie Dimon, presidente de JPMorgan Chase & Co., a reporteros el jueves. "Y sería irresponsable correr ese riesgo".

____

Los periodistas de The Associated Press Dave Espo, Laurie Kellman, Ben Feller y Erica Werner en Washington y Pallavi Gogoi en Nueva York contribuyeron a este despacho.