El conglomerado internacional de comunicaciones News Corp. de Rupert Murdoch abandonó el miércoles su intención de adquirir en su totalidad la cadena de televisión British Sky Broadcasting, antes de una votación en la Cámara de los Comunes en la que los tres partidos británicos más importantes votarían en contra de la operación.

El vicepresidente de News Corp. reconoció la futilidad de continuar la operación de compra en las circunstancias presentes.

La indignación popular ha aumentado y las acciones de News Corp. de Murdoch han bajado desde que una información indicara la semana pasada que el centenario diario News of the World intervino el teléfono de la adolescente asesinada Milly Dowler en 2002. Acusaciones parecidas fueron lanzadas contra otros diarios británicos de Murdoch: The Sun y The Sunday Times.

La familia de Dowler se reunió con el primer ministro David Cameron el miércoles por la tarde en su residencial oficial de Downing Street.

Momentos antes Cameron reconoció que una "tormenta de fuego" tiene envuelta a la prensa británica, a la Policía y al gobierno sobre las denuncias de escuchas telefónicas y presuntos sobornos policiales por parte de los diarios británicos de Murdoch y designó a un juez para presidir la investigación.

Murdoch se vio obligado a retroceder en la mayor batalla empresarial de su carrera y a aceptar que no podría obtener la aprobación del gobierno para adquirir la cadena noticiosa de televisión al tener en su contra a los partidos políticos británicos.

"Es obvio que es demasiado difícil avanzar en este ambiente", dijo el vicepresidente de News Corp. Chase Carey en una breve declaración enviada a la bolsa de valores londinense.

Las acciones de BSkyB bajaron un 4% tras el anuncio.

Las acciones de BSkyB bajaron el miércoles un 4%, el séptimo día consecutivo de retrocesos.

La policía detuvo a 8 personas hasta ahora, entre ellas el ex director de comunicaciones de Cameron Andy Coulson, ex director del News of the World. Nadie ha sido acusado de delito alguno.

Cameron designó al juez Brian Leveson para que presida la investigación.

Murdoch había esperado hacerse con el 61% de las acciones de BSkyB que no controla su News Corp., aunque la Oferta Pública Inicial fue retrasada varios meses mientras estudiaba la operación de compra la Comisión de Competencia del gobierno británico, ante posibles conflictos de interés monopólicos.