Bruselas, 13 jul (EFECOM).- La Comisión Europea (CE) propondrá hoy una reforma drástica de la Política Pesquera Común (PPC), en favor de la recuperación de los caladeros.

En un momento complicado para el sector, Bruselas propondrá un "cambio radical", que atienda sobre todo a los criterios científicos sobre el estado de las reservas a la hora de determinar las capturas.

La comisaria europea de Pesca, la griega Maria Damanaki, explicará en rueda de prensa los detalles de su propuesta, que pretende desarrollar una política más ecológica que en el pasado para poner fin a los excesos pesqueros y al agotamiento de las reservas.

La comisaria confió en que la propuesta sea aprobada por "unanimidad", a pesar de las reticencias de algunos de sus colegas comisarios, en particular del titular de Mercado Interior, Michel Barnier, predecesor suyo en el cargo y que se opone a algunos de los elementos de la reforma.

Eurodiputados del grupo de los Liberales (ALDE) se manifestarán a las puertas de la sede de la Comisión antes de la presentación de la propuesta, en apoyo de la misma.

La reforma incluye medidas para recortar y reconvertir la flota, ante la escasez de las existencias pesqueras.

Entre otras medidas, se prevé conceder incentivos para favorecer la acuicultura sostenible e impulsar la realización de estudios científicos sobre el estado de las reservas, un punto fundamental ya que Bruselas estudia proponer un recorte de las cuotas cuando no se disponga de datos suficientes.

Uno de los principales elementos de la reforma, que comenzará a aplicarse en 2013, es la posibilidad de crear un mercado de cuotas entre las flotas de un país, para barcos de más de 12 metros de eslora.

Otra de las novedades que plantea la reforma es la necesidad de poner freno a la excesiva dependencia económica de las ayudas públicas al sector, sustituyéndola por subvenciones a los pescadores que utilicen los métodos más sostenibles.

También entre los nuevos objetivos se propone eliminar los descartes, es decir las capturas accidentales de peces que después, muertos, son arrojados otra vez al mar y en su lugar se obligará a los pescadores a desembarcar todo el pescado.

La Comisión también propondrá simplificar el sistema de gestión de la PPC, a la vez que lo descentralizará, para lo que introducirá un nuevo sistema basado en objetivos a largo plazo en lugar de a corto, como hasta ahora.

La reforma servirá de base para empezar la negociación con la industria, los gobiernos nacionales y el Parlamento Europeo.

La última reforma pesquera en la UE tuvo lugar en 2002. EFECOM