El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, encabezó hoy en la ciudad sureña de Kandahar el funeral por su hermanastro, Ahmed Wali Karzai, que fue asesinado ayer por su guardaespaldas, informó a Efe una fuente oficial.

Rodeado de fuertes medidas de seguridad, Karzai estuvo acompañado durante las exequias por miembros del Gabinete, parlamentarios, líderes tribales de la región y representantes de la misión de la OTAN en el país centroasiático.

"Hubo helicópteros volando alrededor de Kandahar y cientos de agentes de las fuerzas de seguridad se desplegaron para asegurar la residencia de la familia Karzai en el distrito de Dand", explicó el portavoz del Gobierno regional de Kandahar, Zalmai Ayubi.

Ahmed Wali Karzai murió ayer a mediodía por los disparos uno de sus guardaespaldas, que, según una fuente oficial consultada por Efe, era "amigo íntimo" del considerado el hombre más poderoso del sur de Afganistán.

Aún no están claras las motivaciones del asesinato, aunque los talibanes se han atribuido la autoría del ataque.

Wali Karzai, que era jefe del Consejo Provincial de Kandahar, ya había sufrido otros atentados contra su vida, como el que en mayo de 2009 durante una visita a la ciudad de Jalalabad mató a uno de sus guardaespaldas, aunque él salió ileso.

El hermanastro menor del presidente afgano era considerado uno de los principales responsables de la proliferación del tráfico de opio en el país y desde EEUU se le había relacionado con casos de corrupción, relación que él siempre negó.