Los presos atrincherados en la cárcel venezolana de El Rodeo II desde hace un mes comenzaron hoy a entregarse a la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada), confirmó un miembro del Gobierno.

Según la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), ya se han entregado 441 de los más de 1.000 presos que han resistido el sitio policial desde el pasado día 17, y en este momento están recibiendo atención médica, hidratación y aseo personal.

En el proceso estuvieron presentes, según AVN, los familiares de los reos.

El ministro de Comunicación, Andrés Izarra, confirmó hace minutos en su cuenta en twitter lo que ya decían los medios. "Comenzó proceso de liberación en El Rodeo. Detalles en breve", escribió Izarra.

El Gobierno venezolano lanzó el pasado 17 de junio una operación con 5.000 efectivos de la Guardia Nacional pero un grupo los presos, además de negarse a la requisa, aseguraron que tenían una gran cantidad de armas para enfrentar a los efectivos policiales.

La operación castrense logró controlar El Rodeo I en la primera jornada con un saldo oficial de dos soldados y un preso muertos, y una veintena de miembros de la GNB heridos, pero no ha proporcionado datos de internos lesionados.

Además, según el Gobierno han muerto otros cinco presos -cuatro de ellos por ajustes de cuentas y uno por falta de atención a su diabetes- y sus cadáveres fueron sacados de la penitenciaría posteriormente.

La prensa local eleva esta última cifra a siete.

Los efectivos de la GBN mantienen desde el día 18 un cerco a El Rodeo II, donde tres líderes de los reclusos, apoyados por una cincuentena más, mantienen el control del millar de reclusos del penal, según el Gobierno.

El viceministro había señalado que "se está en conversaciones con los líderes" de los presos de El Rodeo II, conocidos en argot como pranes y que el Gobierno considera "líderes negativos".

No obstante, afirmó que "se mantiene la operación que hasta ahora ha venido diseñando el Ministerio" y "tomándose las estrategias necesarias para no vulnerar los derechos humanos de las personas que están allí recluidas".

"Hasta ahora se ha mantenido todo con absoluto respeto a los derechos humanos, no hay ninguna actuación de esta naturaleza, simplemente todo se mantiene bajo las directrices de las mesas que están instaladas", aseguró Barrientos.

La operación militar fue ordenada después de que el 12 de junio un enfrentamiento entre bandas rivales armadas de El Rodeo I dejó un balance oficial de un visitante y 21 presos muertos.

Varios funcionarios, incluido el director de la prisión, Luis Aranguren, han sido arrestados e imputados por su presunta responsabilidad en el ingreso de armas y estupefacientes al penal.