El Gobierno uruguay consideró hoy que la inflación, que en los últimos 12 meses acumuló un crecimiento del 8,6 por ciento, es el principal desafío económico que afronta el país y que dedicará sus esfuerzos a contenerla.

En un acto realizado ante el presidente de la República, José Mujica, y las principales figuras del Gobierno, el ministro de Economía uruguayo, Fernando Lorenzo, explicó las acciones desarrolladas por su cartera en 2010 y la asignación de recursos diseñada por el Ejecutivo.

En su presentación, el ministro hizo hincapié en el alza de precios, que se encuentra muy por encima del rango meta oficial establecido en el 4-6 por ciento.

"Esa problemática constituye el principal desafío" de la economía de Uruguaya, dijo el ministro, quien aseguró además estar confiado "en que los próximos dos meses esta trayectoria" adversa "comience a revertirse".

Lorenzo también señaló que "la preocupación por la distribución y la equidad" es una de las metas esenciales del Gobierno y destacó que desde 2007, se está revirtiendo una tendencia "secular" en Uruguay, donde ahora se registra "un avance significativo" en términos de Producto Bruto al tiempo que "se reduce la desigualdad de manera continua y sostenida".

En ese sentido, Lorenzo alabó el progreso obtenido, si bien consideró que es un tema que "no está cerrado".

"Uruguay, junto con Brasil, se destaca en indicadores distributivos en el continente; hemos asistido a una reducción drástica de personas que viven en situación de pobreza y pobreza extrema", dijo.

Sin embargo, esos indicadores aún están lejos de los que mantienen los países de la OCDE, por lo que "la distribución del ingreso va a tener que parecerse cada vez más al de los países que han forjado mejores niveles de justicia social en el planeta".

En cuanto a los proyectos económicos para el futuro, el ministro indicó que Uruguay invertirá mas en seguridad pública, en ampliar los recursos para la sanidad pública, en vivienda y en "apurar el tranco" en materia de infraestructura.