El Gobierno dominicano señaló hoy que es "prácticamente imposible" acceder a las demandas de los grupos populares organizadores de la huelga nacional realizada el lunes en el país, durante la que se registraron manifestaciones violentas que dejaron tres muertos y varios heridos.

"En el contexto en que ellos (los grupos populares) lo están planteando (las demandas), prácticamente no hay manera de que el Gobierno pueda cumplir", señaló a medios locales el ministro de Economía, Temístocles Montás, al indicar que la "mala situación" económica que atraviesa el país es fruto de la crisis mundial.

"La lectura que generó el paro la teníamos desde mucho antes del paro, o sea, el Gobierno está consciente de que el país está confrontando una situación que se ha generado, no por la política oficial, sino como consecuencia de un choque externo que afecta a la República Dominicana y a todo el mundo", dijo.

El paro general de un día, calificado como un "éxito" por sus convocantes, se produjo en reclamo de la reducción de los precios de los alimentos, medicinas y combustibles, y un aumento del 35 % a los salarios de los servidores públicos, incluyendo militares y policías.

Asimismo, para que el Gobierno destine a la educación el 4 % del producto interno bruto (PIB) como lo ordena la Constitución y en rechazo a los recientes incrementos fiscales y en la tarifa eléctrica.

Aunque reconoció el derecho constitucional de apelar al recurso de la huelga que tienen los ciudadanos, Montás consideró que acceder a las demandas agravaría la situación del país en los actuales momentos, porque esto implicaría hacer "inmanejable" la economía nacional con la pérdida de la estabilidad económica, el incremento de la inflación y el deterioro del valor de la moneda.

Aseguró que el esfuerzo del Gobierno ha estado dirigido a mantener la estabilidad y el crecimiento económico del país y a que el impacto de la crisis internacional afecte lo menos posible a la mayoría de los dominicanos.

Los grupos políticos y populares convocantes de la huelga general advirtieron que otorgarán un "compás de espera" al Gobierno hasta el 14 de agosto próximo, pero antes realizarán varias concentraciones y marchas en seis ciudades del país con el propósito de mantener latentes sus reclamos.