El Cuarteto para Oriente Medio continuó hoy trabajando con la promesa de "redoblar sus esfuerzos" en las negociaciones privadas con israelíes y palestinos, tras admitir que la reunión del lunes no logró su objetivo a corto plazo.

Después de su cena de trabajo a nivel ministerial, los enviados del Cuarteto cedieron el testigo a sus delegados, quienes se encontraron hoy hacia las 11.15 hora local (15.15 GMT).

Para concretar la apuesta por una "diplomacia silenciosa" y privada, formulada anoche por los cuatro miembros (EE.UU., Rusia, la Unión Europea y la ONU), las negociaciones se produjeron a puerta cerrada y el Departamento de Estado no planeaba ofrecer hoy información sobre ellas, indicaron a Efe fuentes oficiales.

El fin de la nueva cita era concretar "el compromiso alcanzado al final de la cena" del lunes, de que "los cuatro miembros redoblarán sus esfuerzos para tratar de devolver a las partes a la mesa negociadora", explicó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

La idea del Cuarteto es trabajar de forma privada este verano para llenar las "grandes brechas" que aún consideran que existen en las posiciones de israelíes y palestinos.

"(Los delegados) han tomado el mandato de sus jefes de ver lo que cada una de las cuatro organizaciones y países participantes pueden hacer para llevarnos a donde queremos estar", añadió.

La portavoz no precisó si cada uno de los miembros tiene "encargos" específicos a la hora de negociar por separado con las partes, pero consideró positivas las "diferentes perspectivas" que puede ofrecer cada uno de los representantes del Cuarteto.

Nuland reconoció que es "frustrante" que los esfuerzos de mediación del Cuarteto "no hayan llevado aún a las partes de nuevo a la mesa".

"¿Hemos tenido éxito en nuestro objetivo a corto plazo, que es el de reanudar las negociaciones? No, no lo hemos tenido", admitió. "Pero eso no significa que no debamos seguir intentándolo, y hacerlo juntos".

La incapacidad de los miembros del Cuarteto de alcanzar el lunes una declaración conjunta provocó hoy la decepción de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), cuyo presidente, Mahmud Abás, afirmó que ese "fracaso" supone un "dato negativo" para el proceso de paz.

Por su parte, el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dijo a Efe en Ramala que la falta de una declaración es "una razón más para acudir a la ONU" y pedir la entrada de Palestina como miembro, tal y como los líderes palestinos tienen previsto hacer en septiembre ante la Asamblea General del organismo.

La reunión del Cuarteto trataba de unificar posturas para disuadir a Palestina de tomar esa acción unilateral.

Aunque ese esfuerzo no se plasmó en un comunicado, sus miembros sí coincidieron en la intención de "darle sustancia real a la alternativa de las negociaciones" frente a la acción ante la ONU, según indicó el lunes un alto funcionario del Gobierno de EEUU.

Los encuentros del Cuarteto "no siempre acaban en comunicados", recordó hoy Nuland, y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, consideró anoche que no tenía sentido "volver a emitir la misma declaración" que los miembros acordaron el pasado 20 de mayo.

Entonces, todos ellos respaldaron la idea formulada el día anterior por el presidente de EE.UU., Barack Obama, que propuso que las nuevas negociaciones tomen como punto de partida las fronteras de 1967, pese a que Israel rechaza esta opción.

Desde aquel discurso, cada una de las partes "ha estado trabajando por su lado con israelíes y palestinos", y la reunión del lunes sirvió para planear "cómo usar el tiempo este verano para conseguir que vuelvan a hablar", aseguró Nuland.

Algunas fuentes, no obstante, apuntaron hoy a que la ausencia de declaración se debió en realidad a las reticencias del Cuarteto, y en particular del ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov, a la hora de calificar a Israel como un estado "judío", según indicó hoy el diario israelí Haaretz, citando a un funcionario israelí.

A la reunión de alto nivel del lunes asistieron, además de Clinton y Lavrov, la Alta representante europea, Catherine Ashton; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; y el enviado del Cuarteto y ex primer ministro británico Tony Blair.

Lucía Leal