El Congreso chileno aprobó hoy, tras un mes de compleja tramitación y sin los votos de la oposición, subir a 182 mil pesos (unos 388 dólares), el salario mínimo en esta nación austral de 17 millones de habitantes.

Se trata de un alza de 10 mil pesos (unos 21 dólares) respecto de lo que hoy se paga por este tramo, correspondiente a las personas de menores ingresos.

La aprobación por parte del parlamento fue posible gracias a la ratificación de un veto enviado a trámite por el presidente Sebastián Piñera, ya que la normativa en su trámite ordinario en el Congreso no logró en días pasados el consenso necesario.

Lo anterior ocurrió debido a que la Concertación opositora estimó el aumento demasiado bajo, considerando, entre otras cosas, la holgura de la economía nacional producto del alto precio internacional del cobre, su mayor producto de exportación.

Tras la aprobación del nuevo salario mínimo, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sostuvo que el ejecutivo "lamenta que esto se haya extendido por razones que no son responsabilidad nuestra".

"La oposición decidió llevar esto a este extremo, tuvimos que llegar al veto y lo lamentamos pero finalmente lo que importa es poder sacar adelante el salario mínimo", precisó.

Por su parte, el senador y expresidente Eduardo Frei (1994-2000) criticó que no se incrementara más el monto del salario "por una falta de decisión política" y criticó la forma como el Gobierno llevó adelante la discusión.

"Cuando fui presidente subí el 9 %, en esa época mi ministro de Hacienda no estaba muy contento pero lo hicimos, porque hay que dar esa señal a la gente que tiene menos", manifestó el legislador.

En tanto, el oficialista senador de Renovación Nacional José García Ruminot afirmó que este aumento es muy bueno para los miles de trabajadores que ganan el salario mínimo "y aunque todos quieren aumentar más el reajuste, no se puede poner en riesgo los miles de empleos".

Con la aprobación por parte del Congreso, el pago del salario mínimo quedó en condiciones de hacerse efectivo, cancelación que deberá hacerse de manera retroactiva, ya que según estipula el proyecto, el nuevo salario mínimo debe pagarse a contar de junio.