El Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia aseguró hoy que está investigando los supuestos abusos contra la población cometidos por algunos de sus miembros, denunciados por la organización internacional Human Rights Watch (HRW) y se comprometió a llevar a los responsables ante la Justicia.

Así lo aseguró en una rueda de prensa en Bruselas el líder rebelde Mahmud Jibril, tras reunirse con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso.

Según Jibril, algunos incidentes "tuvieron lugar en los primeros momentos de la revolución" y son rechazados por el CNT.

"Los responsables serán llevados ante la Justicia", aseguró el líder rebelde.

HRW denunció ayer que el pasado mes en cuatro ciudades de las montañas de Nafusa, los rebeldes habían quemado algunas casas y robado en hospitales, viviendas y tiendas, además de golpear a algunas personas que supuestamente habían apoyado a las fuerzas gubernamentales.

La organización estadounidense le recordó también al CNT que tiene la responsabilidad de proteger a los civiles y a sus propiedades, y el deber de poner fin y castigar todo tipo de abuso cometido por sus seguidores.