Familiares y amigos de Facundo Cabral, asesinado a tiros en Guatemala, se despidieron del cantautor argentino en una ceremonia íntima realizada el miércoles en un cementerio de las afueras de Buenos Aires.

El autor de "No soy de aquí ni soy de allá" murió el sábado en Ciudad de Guatemala a los 74 años, víctima de tres disparos de pistoleros. Aparentemente el blanco del atentado no era el folclorista, sino el empresario nicaragüense Henry Aquiles Fariñas, quien lo acompañaba en ese momento.

Medios de prensa señalaron que los allegados de Cabral asistieron a un responso en la capilla del cementerio "Jardín de Paz", situado en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, unos 40 kilómetros al norte de Buenos Aires. Luego acompañaron el féretro hasta una sala donde permanecerá hasta que el cuerpo del artista sea cremado en las próximas horas.

Los restos del folclorista que cantaba a la paz y se caracterizaba por su compromiso con las causas sociales llegó el martes a Buenos Aires en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana. Fue velado en el Teatro ND Ateneo, por donde pasaron miles de compungidos seguidores que se despidieron de él.

El gobierno argentino decretó duelo nacional por tres días desde el martes. Por ello la bandera nacional en lugares públicos permanecerá izada a media asta.

Cabral se hizo famoso a principios de la década de los años 70 como integrante de una generación de cantantes que mezclaban la denuncia política con la poesía.

El cantante decía amar mucho la vida porque le costó gozarla. Cabral pasó muchas penurias, como la pérdida de su mujer e hija en un accidente aéreo.

Entre los discos que grabó figuran "Mi vida", "Ferrocabral", "Facundo secreto" y "Cabralgando".

Las autoridades guatemaltecas afirmaron el martes que resolvieron el asesinato del artista al informar de la detención de dos sicarios, identificados como Elgin Enrique Vargas Hernández y Wilfred Allan Stokes Arnold, pero no proporcionaron mayores detalles de los implicados.

Por otro lado, prosiguieron los allanamientos en busca de más involucrados en el asesinato.

Cabral, quien estaba haciendo una gira por Centroamérica cuando fue víctima del atentado en la capital guatemalteca, recibió los disparos de los pistoleros cuando viajaba hacia el aeropuerto en un automóvil junto a Fariñas, quien resulto herido de gravedad.

Según las investigaciones, tomó fuerza la versión de que el ataque estaba dirigido contra el empresario nicaragüense y que los sicarios no sabían quien era Cabral.