La demócrata Janice Hahn superó a su rival republicano Craig Huey en una estrecha contienda por un escaño del Sur de California ante la Cámara de Representantes, preservando el distrito para su partido y sobreviviendo una inusual difícil votación en un territorio considerado bastión demócrata.

Al completarse el conteo electoral, Hahn concejal de Los Angeles, obtuvo 41.585 votes, equivalente al 55%, sobre los 34.636, o un 45% de Huey, propietario de empresas de mercadeo y publicidad y que financió su campaña con casi 900.000 dólares de fondos personales.

En el distrito hay al menos 340.000 electores registrados.

La portavoz de campaña de Huey, Jennifer Jacobs, dijo que el candidato dejó un mensaje en la oficina de Hahn concediéndole la victoria.

Hahn dijo que la victoria fue agridulce al producirse cuando su madre de 86 acababa de fallecer el lunes. Hahn abandonó súbitamente sus actividades en la víspera de la elección para estar con su familia de luto.

"Ha sido devastador para mí, por lo cual la fuerza de miles de voluntarios que participaron en mi campaña me permitieron llegar a la recta final", destacó en la madrugada del miércoles a The Associated Press.

Con un considerable ausentismo y la inquietud por el estado de la economía, los republicanos confiaban en una victoria que hubiera podido significar un buen augurio de las elecciones a nivel nacional el próximo año, en que el presidente Barack Obama se postula a una reelección.

Pero la victoria de Hahn no fue tan impresionante pese a un margen favorable de 18 puntos en el registro electoral demócrata en el 36to distrito congresional, que se extiende desde la Playa Venice por toda la costa colmada de comunidades playeras hasta el sur del aeropuerto internacional de Los Angeles.

El resultado fue decepcionante para Huey, pero Jacobs manifestó que su tienda de campaña estaba satisfecha con la contienda que se mantuvo dentro del margen de registro electoral porque "hay mucha gente que vota al margen de su registro debido a la falta de empleos y la economía estadounidense".

En mayo, los demócratas se apoderaron de un escaño legislativo de Nueva York tradicionalmente republicano después de aprovechar el temor de los votantes por los recortes a los programas de salud pública y los beneficios del Seguro Social a los jubilados. Eso creo mucha expectativa entre los republicanos que trataron de voltear la tendencia en California, un estado que por lo general vota demócrata en las elecciones nacionales.

Los republicanos calificaron la contienda como un momento significativo en la costa oeste que hubiera podido ser similar a la sorprendente victoria del republicano Scott Brown como senador de Massachussetts, un estado considerado bastión demócrata hasta entonces.

El distrito fue dejado vacante por la representante demócrata Jane Harman, quien renunció a principios de año para dirigir un grupo de análisis en Washington.