La Comisión Ballenera Internacional aprobó el miércoles una propuesta de solamente aceptar pagos de sus miembros por transferencia bancaria, en un intento para mejorar la transparencia y proteger a la organización de acusaciones de corrupción.

El esfuerzo por mejorar la transparencia financiera se dio tras años de acusaciones acerca de que Japón, uno de tres países que cazan ballenas, ha estado pagando las cuotas de algunos de los 89 miembros de la comisión, a cambio de su apoyo. Japón niega las acusaciones.

La delegada de Estados Unidos, Mónica Medina, dijo que la decisión lleva a la comisión "al siglo XXI".

Las naciones de la comisión se reúnen anualmente para discutir la prohibición de 1986 a la cacería de ballenas.

Varias excepciones a la prohibición permiten a Japón, Noruega e Islandia cazar cientos de cetáceos cada año.