Colombia prevé que en los próximos 10 años la inversión bruta en el sector petrolero sume 100.000 millones de dólares, lo que supondrá un avance exponencial de esa industria, según dijo hoy a Efe José Armando Zamora, director general de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) colombiana.

La empresa estatal Ecopetrol invertirá 50.000 millones de dólares hasta 2017, mientras que una cantidad similar, en términos brutos, vendrá de empresas extranjeras, que al repatriar beneficios harán que el volumen neto de inversión sea menor, explicó Zamora.

El jefe de la ANH, quien participó hoy en Quito en el I Seminario Latinoamericano y del Caribe de Petróleo y Gas, augura que gracias a la expansión del sector, se dejará pronto atrás el récord de 927.000 barriles bombeados por día alcanzado en marzo.

"El millón de barriles de crudo al día lo logramos en los próximos 12 meses y luego el próximo hito, de 1,5 millones de barriles, que se puede lograr en los próximos 5 años", dijo Zamora.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha marcado como meta de final de su mandato, en 2014, la extracción de 1,15 millones de barriles de petróleo diarios, un objetivo que Zamora cree que se quedará corto.

Una de las condiciones para ello es que a la par se construya la infraestructura para el transporte del crudo, reconoció Zamora.

Colombia, el segundo mayor exportador de petróleo de Latinoamérica tras Venezuela, actualmente se ve obligado a llevar parte de su producción por carretera, lo que es "muy, muy incómodo", según Zamora.

Además, existe otra parte que no puede ser sacada por ningún medio, de acuerdo con Andrés Mendizábal, presidente ejecutivo del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) de Ecuador.

Precisamente, el OCP está en negociaciones con pequeños productores del sur de Colombia para canalizar su crudo a través de esa vía, algo que podría ocurrir a mediados del 2012, según dijo Mendizábal en unas declaraciones enviadas a Efe por correo electrónico.

El petróleo tendría que ser transportado vía terrestre hasta la localidad ecuatoriana de Lago Agrio, donde terminan tanto el OCP, como el oleoducto para crudos livianos de la estatal Petroecuador.

El OCP, propiedad de un consorcio de empresas extranjeras, transporta actualmente 130.000 barriles diarios, pero podría llevar 450.000. "Hay una capacidad importante ociosa en Ecuador que puede ser utilizada por la producción del sur de Colombia", confirmó Zamora.

Una opción a más largo plazo, que está también en negociación, es la construcción por parte de Colombia de un oleoducto de unos 700 kilómetros entre Bogotá y Orito, en la frontera con Ecuador, que costaría unos 2.000 millones de dólares, según Mendizábal.

Además del transporte, la expansión a gran escala del sector petrolero colombiano presentará retos medioambientales, pues se abrirán pozos en áreas de la Amazonía, el Caribe y el Pacífico donde hasta ahora no había explotación petrolera, dijo Zamora.

"Hay que entrar con sentido de conservación y de prudencia", afirmó el funcionario.

Otro de los desafíos es "mantener las condiciones de seguridad cuando vamos a zonas cada vez más remotas, ahí la industria queda más expuesta a grupos ilegales", explicó.

También está en discusión un mecanismo para transferir una parte de las regalías petroleras desde los gobiernos regionales a las comunidades de donde se saca el crudo.

El Ministerio del Interior de Colombia tiene en marcha además un programa de consultas a las comunidades indígenas y afrodescencientes sobre las explotaciones en su territorio.

"En principio ellos no tienen el poder de veto, pero sí se tiene que asegurar que todas sus preocupaciones son atendidas", dijo Zamora.

La agencia estatal que él dirige prevé asimismo el despegue de las explotaciones de gas natural, una vez que el Gobierno anunciara la liberalización de las exportaciones, aunque dando prioridad a suplir el consumo interno.

"El temor que había, que el gas se acabe muy pronto, no lo tenemos porque hay un potencial muy importante de nuevas fuentes", explicó Zamora.

El avance del sector estaba limitado porque el mercado interno ya se encontraba plenamente abastecido, por lo que la apertura a las exportaciones, que comenzarán en "uno o dos años", fomentará la inversión en nuevas reservas, dijo Zamora.

César Muñoz Acebes