Las autoridades del Distrito de Columbia que le dieron dos escoltas y un auto con luces y sirena al actor Charlie Sheen, para que se transportara de un aeropuerto del norte de Virginia a una presentación en la ciudad, no violaron las políticas del departamento.

Un reporte de 82 páginas emitido esta semana por la Oficina del Inspector General de la ciudad señala que este tipo de escolta es una práctica rutinaria.

El reporte parece contradecir las declaraciones de la jefa de la policía Cathy Lanier, quien dijo que la escolta del Aeropuerto Internacional de Dullles al Salón Constitución DAR, realizada a lo largo de 43 kilómetros (27 millas) el 19 de abril, incumplió con los protocolos de la policía.

El traslado que se le dio a Sheen cobró atención después de que el actor escribiera sobre él en su cuenta en Twitter, lo que llevó a que la jefa del departamento y varios integrantes aclararan si estas escoltas para las celebridades y personas que no tienen títulos oficiales son, o no, una práctica común en la agencia.

Además de la revisión del inspector general, el departamento de la policía ha realizado una investigación interna sobre las escoltas a celebridades y el ayuntamiento de D.C. escuchó el mes pasado el testimonio de Lanier y el comandante de operaciones especiales, entre otros.

El reporte preparado por la oficina del inspector general Charles J. Willoughby, concluye que la "aprobación y realización de la escolta a Sheen no era extraordinaria" y que esas medidas de seguridad se han hecho durante años sin causar escándalo. Pero sí critica el proceso general por la forma en la que se realizaron los detalles, argumentando que la manera informal en las que se realizan y documentan crearían problemas al departamento si algo sale mal.

El reporte hace 11 recomendaciones para las escoltas de personas sin cargos públicos o títulos oficiales, como asegurar que el departamento de policía de Washington colabore con agencias de seguridad vecinas y crear una serie de instrucciones claras a nivel del departamento para las escoltas y los detalles de reembolso.

La escolta de Sheen se realizó después de que uno de sus representantes, preocupado porque el actor llegara a tiempo a su presentación, contrató a la policía y solicitó que lo llevaran a la sala de conciertos en la que se presentaría. Dos policías fuera de turno se reunieron con Sheen en el aeropuerto y lo llevaron al lugar. El servicio fue reembolsado por un costo de casi 445 dólares, lo que representa ocho horas de tiempo extra, dijo la policía.

Los autores del reporte dijeron que no pudieron verificar de forma independiente que los policías que escoltaron a Sheen iban a exceso de velocidad, aunque el actor publicó una fotografía en Twitter que parecía mostrar un velocímetro a cerca de 128 kilómetros (80 millas) por hora con el mensaje: "En un auto con escoltas de la policía al frente. ¡Manejan como si alguien fuera a tener un bebé, tenemos luces encendidas!".

En mayo The Associated Press reportó que se han realizado escoltas en los últimos años a personalidades como Bill Gates, el rapero Jay-Z, la cantante Taylor Swift y John Wall de los Wizards de Washington.