Tras ganar el Grupo C con una victoria agónica sobre Perú, la selección chilena esperaba el miércoles su rival de cuartos de final con la confianza que le da su buen rendimiento en la primera fase.

"Sacar siete puntos de nueve posibles, creo que es bueno", dijo el defensor Gonzalo Jara. "Más allá de eso, creo que la manera en que hemos jugado, cómo hemos terminado los partidos y cómo se terminó la primera fase, creo que es lo más importante".

Chile jugará el domingo en San Juan contra el segundo del Grupo B, una posición que se definía la noche del miércoles entre Brasil, Venezuela, Ecuador y Paraguay. El rendimiento en primera ronda hacía que el plantel no se preocupara por quién pudiera ser el rival.

Jara contó que los jugadores ni siquiera habían conversado sobre las ventajas o desventajas de cada potencial adversario y le dejaban esa preocupación al cuerpo técnico. La buena campaña de la Roja en la Copa, sumada a su rendimiento en las eliminatorias sudamericanas y el Mundial de Sudáfrica 2010, les permitían mirar su situación desde una perspectiva relajada.

"Como jugadores y como selección, nos hemos ganado un respeto dentro de Sudamérica", dijo Jara. "Lo importante y lo difícil acá es mantenerlo y creo que lo estamos haciendo, con una buena Copa que estamos haciendo".

Tras la victoria por 1-0 en los descuentos la noche anterior, Chile entrenó durante la tarde en el club local Andes Talleres, otra vez arropado por cientos de hinchas en la parte de la práctica abierta al público y la prensa. Varios de los habituales titulares, muchos de los cuales no estuvieron contra Perú, jugaron partidos en cancha reducida y otros integrantes del plantel practicaron fútbol-tenis.

Borghi no podrá contar en cuartos con el carrilero izquierdo Jean Beausejour, expulsado el martes junto con el peruano Giancarlo Carmona tras un forcejeo en mitad de cancha. Además, se esperaban noticias sobre la evolución del creativo Matías Fernández, el enganche favorito del técnico, que otra vez no se entrenó a la par de sus compañeros.

Beausejour ha funcionado como una importante arma ofensiva para Chile, con desbordes por la izquierda y centros peligrosos. En el primer tiempo contra Perú, Esteban Paredes se perdió un gol claro frente al arco luego que el extremo izquierdo avanzó con una pared con Humberto Suazo y le lanzó un gran pase raso al corazón del área.

Sin embargo, Borghi expresó confianza en su plantel tras el partido, en que hizo seis cambios respecto del empate 1-1 con Uruguay por la segunda fecha.

"Tener un banco de suplentes amplio es muy bueno", dijo.

En una Copa que se ha destacado por la escasez de goles y los partidos parejos, Chile espera que avanzar en las fases de eliminación directa sea todavía más complicado.

"Es muy difícil", dijo Jara. "Obviamente, ahora los partidos que son definitorios se van a hacer mucho más apretados que en la fase de grupos".

El arquero Miguel Pinto, que debutó en el torneo en reemplazo de Claudio Bravo, aseguró que la manera en que se logró el triunfo sobre Perú fue clave para encarar lo que viene.

"Nos dejó bastante motivados", dijo. "Nos dejó con mucha fe para creer en nosotros, que el fin de semana podemos hacer algo muy bueno y seguir pasando de etapa".