Pablo Armero es el encargado de darle ambiente a la concentración de Colombia en la Copa América.

"Creo que siempre me han conocido por eso y en Argentina no es diferente. Yo soy el del ambiente, el que la arma y es algo que me gusta", dijo el lateal de Udinese previo al entrenamiento del miércoles.

"Quizá es porque soy del Pacífico, toda mi vida he sido así", declaró el jugador originario de Tumaco.

Armero ha sido una de las piezas de una zaga cafetera que no permitió goles en los primeros tres partidos del torneo continental y que los tiene en cuartos de final.

"Somos un equipo trabajador. Quizá ahora somos referentes en el torneo, pero no nos dejamos llevar porque en torneos cortos no hay grandes ni pequeños y desde que comenzó la copa nada ha sido fácil para nadie", dijo Armero.

El zaguero de 24 años de edad, que ha jugado 23 partidos con selección mayor, dijo que la unión del grupo es parte fundamental del éxito colombiano.

"Somos una gran familia y estamos muy unidos pensando en lo que queremos, sólo extrañamos un poco el arroz, que aquí no tiene el mismo sabor que en Colombia; como que le falta una salsita", dice Armero entre risas.

"Y no hablo de música, de esa otra salsa aquí el experto es Hugo (Rodallega)", concluyó.