El Tribunal de Gran Instancia de Toulouse condenó hoy a la aerolínea Air France y a su aseguradora Axa a indemnizar las familias de cuatro de las víctimas del accidente del avión que se estrelló en 2009 cuando cubría el trayecto entre Río de Janeiro y París, aunque eximió al fabricante Airbus.

Según confirmó a Efe Marc Fribourg, abogado de las familias de las víctimas, la indemnización será de 126.000 euros por cada uno de los cuatro pasajeros fallecidos a los que defiende su gabinete en el proceso civil.

El letrado explicó que sus clientes están satisfechos por la condena, pero descontentos por el hecho de que se haya exculpado a Airbus, con sede en Toulouse (sur de Francia), por lo que "muy probablemente" apelarán la decisión judicial.

El abogado lamentó que los magistrados solo hayan fijado la indemnización en el límite que marca la Convención de Montreal sobre el transporte aéreo internacional.

De los 126.000 euros, deberán descontarse 16.500 euros que la aseguradora Axa ya pagó a las familias de las víctimas.

En paralelo, la justicia francesa instruye un proceso penal en París en el que se juzga a Air France y Airbus por "homicidio involuntario" en la muerte de los 228 ocupantes del vuelo AF447, que se precipitó al océano Atlántico en 2009 por causas aún no establecidas.

Se espera un nuevo informe del organismo encargado de la investigación técnica, el BEA, antes de que concluya este mes.