Los 17.000 trabajadores de la empresa estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, y otros 30.000 subcontratados reanudaron el martes sus actividades luego de una huelga en protesta por los supuestos intentos del gobierno de privatizar la compañía.

El primer yacimiento en retomar la producción fue el de Chuquicamata, a unos 1.400 kilómetros al norte de esta capital.

Los dirigentes consideraron un éxito su protesta y señalaron que unos 15.000 trabajadores acogieron la convocatoria al paro, al cual se sumaron unos 30.000 que laboran para empresas contratistas. Sólo funcionaron los turnos de emergencia.

"No existen hechos reales que justifiquen el movimiento y nadie puede decir que es un paro exitoso si se perdieron 41 millones de dólares, que son de todos los chilenos", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández.

Con la paralización del lunes se dejaron de producir 4.900 toneladas de cobre fino.

Tras el término de la paralización, el cobre, el principal producto de exportación chilena y que genera alrededor del 40% de las ventas chilenas al exterior, registró este martes una baja cercana a 1% en los mercados internacionales. El mineral, sin embargo, mantiene su alto precio por sobre los 4 dólares la libra, lo que le genera cuantiosos recursos al país. Se estima que este año Codelco tendrá utilidades por unos 11.000 millones de dólares.

El gobierno ha insistido en que no se propone privatizar los cinco grandes yacimientos de Codelco, pero la Federación de Trabajadores del Cobre, que agrupa a los 17.000 mineros, señaló que una de las minas sería traspasada a una sociedad anónima.

También reclaman que vuelva a entrar en vigencia un pacto según el cual los dirigentes participaban en las decisiones relevantes de la empresa.

El presidente de la federación, Raimundo Espinoza, sostuvo que las autoridades del gobierno derechista del presidente Sebastián Piñera pretenden efectuar "una privatización encubierta".

"Estamos con los trabajadores en estado de alerta. Que el Gobierno se pronuncie de una vez por todas, queremos proteger a esta empresa del Estado, queremos seguir produciendo, ser eficientes, ser competitivos", advirtió Espinoza.

El ministro de Minería y Energía, Laurence Golborne, consideró el martes "injustificada" la paralización y negó la pretensión de transformar el yacimiento Gaby, cercano al de Chuquicamata, en una sociedad anónima.

Los dirigentes sostienen que dentro del vasto plan de reestructuración y de inversiones por 17.500 millones de dólares para el próximo quinquenio se contemplaría la reducción de personal y que 2.600 trabajadores se verían afectados.

Cristián Cuevas, presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, (que agrupa a los subcontratados) advirtió el martes que "tenemos el legítimo derecho a un paro total de los 30.000 trabajadores contratistas", si no se satisfacen las peticiones de la CTC, relativas a los contratos, salarios y negociación colectiva.

La advertencia de los mineros se efectúa en el marco de la decisión gubernamental de privatizar su participación en algunos servicios públicos. Recientemente obtuvo 984 millones de dólares por la venta de 30% de su participación en la empresa Aguas Andinas, que suministra el agua potable y el alcantarillado a Santiago. Este viernes el gobierno venderá en unos 550 millones de dólares su participación accionaria en otras dos empresas similares.