Una protesta de vecinos de una barriada que reclama servicios básicos cortó el suministro de combustibles dejando desabastecida a La Paz por segundo día.

La protesta comenzó el lunes en el barrio de Senkata en la vecina ciudad de El Alto. El presidente Evo Morales ordenó a sus ministros a trasladarse a la zona para negociar una solución, dijo el martes el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Wálter Delgadillo.

"No tenemos este servicio hasta ahora, los vecinos piden negociar con Morales", dijo el martes el vicealcalde Carmelo Huarachi.

El alcalde de El Alto, Edgar Patana, dijo que la solución a la instalación de gas en los domicilios está en manos del Ejecutivo y reconoció que un proyecto de alcantarillado quedó parado por falta de presupuesto. Delgadillo dijo que las obras paralizadas serán reiniciadas de inmediato.

Los manifestantes reclamaban el martes la renuncia de Patana que pertenece al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

En octubre de 2003 los vecinos cortaron el tráfico de los camiones cisternas y de los de transporte de gas doméstico y dejaron desabastecida a la ciudad por más de 15 días. El gobierno de entonces, ordenó a los militares desbloquear la vía a sangre y fuego.

La revuelta se denominó la "guerra del gas" que provocó la muerte de 63 manifestantes y derivó en la renuncia y salida del país del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.