Un fiscal colombiano ordenó hoy detención preventiva para siete exparamilitares por su presunta participación en una masacre cometida en el corregimiento de San José de Apartadó (Antioquia, noroeste) en 2001, en la que fueron asesinados cinco adultos y tres niños, informó la entidad judicial en su página web.

La medida de aseguramiento (detención preventiva sin beneficio de excarcelación) fue dictada sobre los exmiembros de las autodefensas Oswaldo Enrique Vega Castro, Jorge Luis Ortiz Ospino, William Ramos Pérez, Nafer Antonio Guzmán Trujillo, William Alberto Altamiranda, Libardo Segundo Urango, y Fernando León Espinel López.

El fiscal consideró a los procesados como supuestos responsables de los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio en persona protegida y actos de barbarie.

Los hechos se remontan al 21 de febrero de 2001, cuando en la vereda Mulatos Alto, en el corregimiento de San José de Apartadó, perdieron la vida Luis Eduardo Guerra Guerra, su compañera Beyanira Areiza y su hijo Deyner Andrés Guerra Tuberquia.

Además, en la vereda La Resbalosa, en el municipio de Tierralta, fallecieron Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano, su esposa Sandra Milena Muñoz Pozo y sus hijos Natalia y Santiago, así como el adulto Alejandro Pérez.

Según la Fiscalía, integrantes del Bloque Héroes de Tolová de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) guiaron a tropas de la XVII Brigada del Ejército de Carepa (Antioquia) y perpetraron los asesinatos.

Otros cinco exparamilitares ya fueron condenados por este mismo caso a penas de entre seis y cuarenta años de prisión.

Los siete exintegrantes del grupo ilegal se encuentran en la cárcel de Las Mercedes de Montería (Córdoba, norte).

En el operativo también fue apresado un menor de edad que fue dejado a disposición de las autoridades pertinentes.