El presidente estadounidense, Barack Obama, entregó hoy la Medalla de Honor del Ejército al sargento de primera clase Leroy Arthur Petry, quien perdió la mano derecha al retirar una granada para salvar la vida a sus compañeros durante un ataque en Afganistán.

Petry, padre de cuatro hijos, recibió la medalla con distintivo azul en una ceremonia en la Casa Blanca en la que también estuvo presente el vicepresidente, Joseph Biden, y un grupo de veteranos.

Esta es la segunda vez que Obama concede la más alta condecoración del Ejército a un soldado en vida por acciones vinculadas a las guerras de Irak y Afganistán.

El presidente destacó el trabajo, el valor y el servicio a la patria de Petry, quien "puso su vida en riesgo por encima y más allá de la llamada del deber".

El sargento Petry fue reconocido por sus "valientes" acciones ya que después de resultar herido en ambas piernas durante un ataque en mayo de 2008 en la localidad de Paktya, Afghanistan, agarró una granada arrojada por el enemigo, para alejarla de dos compañeros, pero le explotó a él y le arrancó su mano derecha.

Fueron sus propios compañeros quienes le nominaron para recibir la medalla. Petry, de 31 años, señaló que se sentía "muy honrado".

"Si no hubiera sido por el sargento Petry, habríamos resultado seriamente heridos o muertos", aseguró Daniel Higgins, uno de los militares a los que salvó la vida, en una declaración escrita recogida por la publicación Político.

Petry se alistó en el Ejército en 1999 en su localidad natal, Santa Fe (Nuevo México), después de completar el entrenamiento para formar parte de los Rangers, el cuerpo especial de infantería del Ejército, fue asignado al segundo Batallón del 75 Regimiento de los Ranger.

Antes de perder la mano, Petry fue destinado ocho veces en diferentes misiones a Irak y Afganistán.

Tras pasar por un proceso de rehabilitación el pasado año, se incorporó al cuartel general de la base de Fort Benning, (Georgia), sede de su batallón.

Obama entregó el pasado año la misma condecoración al sargento Salvatore Giunta, quien logró salvar a dos compañeros en una emboscada que sufrió su grupo en 2007 en Afganistán.

Giunta, que entonces tenía 22 años, era especialista y estaba a cargo del grupo de tiro.

La unidad del sargento se dividió durante el tiroteo y fue entonces cuando el soldado se introdujo en el fuego cruzado para salvar a dos compañeros heridos que habían sido tomados por los insurgentes como rehenes.

El soldado fue el octavo militar que recibió una Medalla de Honor por acciones meritorias en las operaciones "Libertad Iraquí" y "Libertad Duradera", pero el primero que la recibió en vida.