Los temores de que Italia y España podrían verse sumergidas en una crisis por deuda se expandieron el martes en los mercados bursátiles.

Sin embargo, los mercados hallaron algunas señales de alivio en el sentido de que el gobierno italiano apresurará la aprobación de medidas de austeridad que son exigidas por el resto de las naciones europeas.

En tanto, las acciones, el euro y los bonos gubernamentales se depreciaron. El rendimiento de los bonos de la tesorería italiana se elevaron al 3,67% desde el 2,15% en que estaba hace un mes.

Pese al pánico, Italia recaudó 6.750 millones de euros (9.490 millones de dólares) de los mercados en una subasta de bonos que fue sobrescrita por 1,55%, en comparación del 1,71% del mes pasado, lo que sugiere que hubo buena demanda de sus instrumentos.

Sin embargo, los rendimientos en los mercados secundarios se elevaron aún más — hasta el 6,01% en los bonos a 10 años — más de un punto porcentual que hace dos semanas, antes de disminuir hasta el 5,73%

Los rendimientos más altos indicaban que los inversionistas están contemplando a esos países como mayores riesgos en el pago de sus créditos.

Si estas tasas altas persisten también significarían una mayor presión a sus finanzas gubernamentales pues les significarían mayores costos en tasas de interés.

El fondo de rescate de la zona del euro, por 750.000 millones de euros, ha logrado rescatar temporalmente a Grecia, Irlanda y Portugal, naciones más pequeñas, de esas espirales de tasas de interés.

Sin embargo, Italia y España, la tercera y cuarta economías de la zona del euro, son vistas como naciones demasiado grandes como para rescatarlas si se vieran sumergidas en problemas más graves.

El euro, por su parte, se depreció 0,9% y se ubicó en 1,3906 por dólar.

Las acciones en la principal bolsa italiana en Milán bajaron más del 4% durante las primeras operaciones antes de estabilizarse, luego que el ministro de Finanzas Giulio Tremonti dejó una reunión de ministros de Finanzas en Bruselas anticipadamente y anunció planes de acelerar las medidas de austeridad europeas.

Sin embargo, otros mercados bursátiles europeos también cotizaron a la baja.

En tanto, en Bruselas, los ministros de la zona del euro analizaban el martes la otra parte de su estrategia anticrisis, la de efectuar pruebas de estrés encaminadas a obligar a bancos débiles a recaudar más capitales. El fortalecer a los bancos resulta crucial pues ellos son los principales tenedores de bonos gubernamentales emitidos por países en problemas financieros y una suspensión de pagos o reestructuración de deudas enviarían una tremenda sacudida a lo largo de todo el sistema financiero que buscaba reponerse de la recesión económica que comenzó con el derrumbe del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers en el 2008.

"Estaremos discutiendo medidas posibles con respecto a estas 'pruebas de estrés' y sobre lo que tendremos que hacer en caso de que los bancos lo logren superar estas pruebas, y esa es la razón por la cual estas pruebas se están realizando", señaló el ministro de finanzas de Luxemburgo, Luc Frieden.

___

McHugh informó desde Bruselas. La periodista Gabriele Steinhauser contribuyó con este despacho desde Bruseas y María Grazia Murru lo hizo desde Roma.