El ministro de Interior venezolano, Tareck el Aissami, acusó hoy a los medios de comunicación privados y a "la derecha" de intentar "jugar a la violencia y a la masacre" con su cobertura de los acontecimientos recientes de las cárceles de El Rodeo I y II.

El ministro se refirió a la cobertura periodística en los días siguientes al asalto de las cárceles con 5.000 efectivos de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada) el pasado 17 de junio, cuando medios de comunicación se hicieron eco de denuncias de familiares asegurando que había un número indeterminado de muertos.

"Esas masacres sólo quedaron en las mentes enfermas y en los titulares llenos de odio de esa oligarquía, de esa burguesía y de esos medios de comunicación", dijo el ministro, en un acto sobre el Código Orgánico Penitenciario, en la ciudad de Coro, en el oeste del país.

El Gobierno venezolano logró controlar el día 17 El Rodeo I y desde el día siguiente espera la rendición de un millar de presos atrincherados en El Rodeo II.

La operación se saldó con un balance oficial de dos soldados y un preso muertos y una veintena de guardias heridos, sin que haya cifras oficiales de internos lesionados. El otro penal sigue en manos de los amotinados.

"Una vez más hemos derrotado el odio de la derecha y los medios", dijo, al defender la labor del Gobierno de Hugo Chávez.

"Esa bandera, que hoy hemos enarbolado con la fuerza moral como nunca antes Gobierno alguno lo había hecho, que es la protección y defensa y respeto de los derechos humanos de la población privada de libertad", destacó el ministro.

El Gobierno venezolano ha criticado reiteradamente el tratamiento mediático que han tenido los acontecimientos de El Rodeo I y II.

El pasado 30 de junio, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) de Venezuela abrió un proceso "administrativo sancionatorio" al canal de televisión privado Globovisión por la cobertura realizada durante la toma de los penales.

La institución gubernamental acusó al canal opositor de incumplir varios artículos de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte) en los que se contempla que no se deben transmitir elementos que puedan generar zozobra.

El canal ha acusado al Gobierno de no permitirle el acceso a fuentes oficiales.

El Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela exigió ayer el cese "inmediato" de las "prácticas abusivas" y "mensajes de odio" que, a su entender, transmiten los medios de comunicación estatales por considerar que exacerban la "crispación política".