Reina Luisa Tamayo acudió el martes al Congreso estadounidense para solicitar justicia por la muerte de su hijo, el disidente cubano Orlando Zapata Tamayo, la que calificó de homicidio premeditado perpetrado por el presidente de Cuba Raúl Castro y su hermano Fidel.

Durante un emotivo acto, Tamayo leyó una carta que, según dijo, su hijo le escribió con su propia sangre sobre la camiseta blanca que él vestía cuando recibió una golpiza en prisión el 26 de octubre de 2009.

Zapata Tamayo murió a los 42 años en febrero de 2010 por las complicaciones de una huelga de hambre de 85 días para denunciar las condiciones de su encarcelamiento. Su madre asegura que la causa de muerte fue un paro renal, ocurrido 18 días después de que le negaran agua potable en prisión.

Según Amnistía Internacional, Zapata Tamayo fue detenido en marzo de 2003 y en mayo de 2004 fue condenado a tres años de prisión por "desacato", "desórdenes públicos" y "resistencia". Posteriormente fue sometido a varios juicios por cargos adicionales de "desobediencia" y "desórdenes en establecimientos penitenciarios". Al momento de su muerte Zapata Tamayo, a quien la organización calificaba de "preso de conciencia", cumplía una condena de 36 años de prisión.

Reina Tamayo pidió a Estados Unidos "que duplique" el embargo comercial impuesto a la isla comunista desde la revolución castrista de 1959. "A la tuerca hay que darle mil vueltas para que se pierda el eslabón y ellos puedan desaparecer, son asesinos", dijo refiriéndose a los hermanos Castro, que han gobernado Cuba durante los últimos 52 años.

Al acudir al Congreso por invitación de la legisladora Ileana Ros-Lehtinen --presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la cámara baja-- el padre de Zapata Tamayo, José, dijo que de presentarse la oportunidad estarían encantados de contarle la historia de su familia al presidente Barack Omaba o su esposa, la primera dama Michelle.

"Pensamos que (la Casa Blanca) es el lugar apropiado para que escuche la voz de Reina el mundo entero, porque hay partes de Estados Unidos donde aún se desconoce la situación de esta familia y de la oposición en Cuba", respondió José a una pregunta sobre si estaría interesado en visitar al presidente estadounidense.

Al cumplirse un año del deceso en febrero, Obama dijo que "el pueblo cubano debe saber que su sufrimiento no pasa desapercibido y que Estados Unidos sigue comprometido para defender el derecho inalienable de disfrutar las libertades que definen a las Américas y son universales a todos los seres humanos".

Desde que asumió en enero de 2009, Obama ha impulsado una serie de medidas que fomentan los viajes y el intercambio cultural y educativo con la isla.

Reina Tamayo llegó a Miami como refugiada portando una urna con las cenizas de su hijo el 9 de junio. En Estados Unidos la acompañan su esposo, cuatro hijos y tres nietos.

Ros-Lehtinen, quien es cubano-estadounidense y defiende el embargo comercial a Cuba, dijo el mes pasado en Miami que invitará a Tamayo a pronunciar un discurso sobre Cuba ante el pleno del Congreso, pero no ha precisado cuándo.

__________

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo