El número de ofertas de empleo en Estados Unidos no varió durante mayo, un indicio de que es improbable que la contratación laboral mejore en el tercer trimestre.

Las empresas publicitaron tres millones de empleos vacantes, dijo el martes el Departamento de Trabajo, la misma cifra que en abril e inferior a los 3,1 millones de marzo.

La cifra de mayo es superior a los 2,1 millones de empleos ofrecidos en julio de 2009, un mes después de concluir la recesión y la menor desde que el gobierno comenzó a recopilar estadísticas hace una década. Empero, es además muy inferior a los 4,4 millones registrados en diciembre de 2007, al comenzar la recesión.

Las empresas suelen necesitar de uno a tres meses para cubrir una vacante laboral y la competencia es feroz por cada plaza.

En promedio, unas 47 personas desempleadas compitieron en mayo por cada 10 puestos de trabajo, frente a 46 en abril. En una economía sana la proporción es de 2 por 1.

The Conference Board, una organización de investigaciones empresariales sin fines de lucro, dijo el mes pasado que la oferta de empleo bajó un 2,3% a 4,4 millones en junio. Ambas informaciones indican la atonía de la contratación laboral ocurrida en el segundo trimestre podría prolongarse en el tercero.

La economía generó solamente 18.000 empleos en junio y la cifra del paro subió al 9,2%, anunció el gobierno la semana pasada. En mayo, las empresas solamente crearon 25.000 empleos.

Las empresas han reducido de forma notable la contratación de mano de obra tras ampliar sus plantillas laborales en unos 215.000 puestos de trabajo mensuales de febrero a abril. La economía necesita crear 125.000 empleos al mes solamente para mantenerse con el crecimiento de la población laboral, aunque ello no disminuye el desempleo, ya que para ese fin es necesario duplicar esa cifra.

La desaceleración ha confundido a algunos economistas, quienes creían que la economía mejoraría tras varios tropiezos temporales.