El gobierno británico se sumó el martes a los llamados para que Rupert Murdoch abandone sus planes de tomar el control total de la cadena British Sky Broadcasting, en momentos en que una investigación por espionaje telefónico y sobornos por parte de sus periódicos alimenta una indignación masiva contra el gigante de los medios de comunicación.

La decisión sigue a una dramática acusación del ex primer ministro Gordon Brown, quien dijo que los periódicos del magnate contrataron a criminales para obtener información confidencial sobre su familia y otras personas. Además, la Policía ha sido blanco de críticas por no entregar evidencia de algunas de las acusaciones más graves de espionaje telefónico.

La oficina del primer ministro David Cameron dijo que el gobierno votará junto con el opositor Partido Laborista el miércoles para respaldar una moción que llama a Murdoch y su News Corp. a retirar su oferta de 12.000 millones de dólares por la cadena de televisión por satélite BSkyB.

El líder laborista Ed Miliband dijo que la moción, que no es de cumplimiento obligatorio pero es una poderosa expresión del estado de ánimo en el Parlamento, sería la forma más simple de asegurarse que la oferta no sea considerada hasta que concluyan las investigaciones.

"La decisión últimamente le corresponde a News Corp., pero nosotros esperaríamos que la gente tome en serio lo que dice el Parlamento", dijo el portavoz de Cameron, Steve Field.

La decisión marca una ruptura profunda en las relaciones con News International, la rama británica de News Corp., que publicaba el tabloide dominical News of the World, foco de dos investigaciones.

Desde el estallido de indignación pública la semana pasada, cuando se dijo que empleados de News of the World intervinieron ilegalmente la línea de telefonía celular de Milly Dowler, una niña de 13 años asesinada, Cameron ha dicho que él habría aceptado la renuncia de Rebekah Brooks, directora ejecutiva de News International.

El lunes, el premier dijo que Murdoch debería concentrarse en el asunto del espionaje y los sobornos, no en la adquisición de BSkyB.

Cameron había sufrido un bochorno con el arresto del ex director de News of the World Andy Coulson, que desde 2007 hasta enero de este año había sido el director de comunicaciones del primer ministro.

La furiosa condena de Brown de los influyentes periódicos de News International se produjo un día después de que se conociese que The Sun había obtenido información confidencial en 2006, de que el bebé de Brown, Fraser, tenía fibrosis quística, y que él estaba entre aquellos cuya privacidad fue violada por los periódicos de Murdoch.

Agregó que por el momento todo indica que The Sunday Times, parte de News International Group, propiedad de Murdoch, obtuvo información confidencial de su cuenta bancaria, expedientes legales y probablemente de otro tipo de documentos.

Brown dijo estar "sorprendido, realmente sorprendido, de saber que esto sucedió debido a sus vínculos con criminales, criminales conocidos, que realizaban esta actividad contratados por investigadores de The Sunday Times".

El martes por la tarde, una comisión legislativa estaba por interrogar a funcionarios policiales de alto nivel en Londres sobre las razones por las cuales no iniciaron una investigación por espionaje telefónico del tabloide News of the World hace dos años.

El diario fue cerrado el domingo en medio de la indignación pública en torno a las acusaciones de que espió los teléfonos de varias personas.

Antes de la audiencia del martes, los legisladores opositores del Partido Laborista exigieron la renuncia de John Yates, el subcomisionado de la Policía Metropolitana de Londres.

Yates decidió en 2009 que no había nada por qué investigar al diario y aseguró que había confiado en el consejo de algunos de sus colegas.