La organización terrorista ETA ratificó hoy, seis meses después de anunciar un alto el fuego "permanente, general y verificable", su disposición "a profundizar en el camino emprendido" en un comunicado remitido a los diarios vascos Gara y Berria.

La banda armada dice que está convencida de que se ha abierto en el País Vasco una oportunidad para construir un escenario de paz y llama a todos los agentes "a trabajar en favor de la solución y a abrir, entre todos, espacios para el diálogo y la negociación".

Los diarios Gara y Berria adelantan parte de la comunicación de la organización terrorista en su edición digital.

En ella, ETA se refiere a los resultados de las últimas elecciones municipales y forales en el País Vasco, celebradas el pasado 22 de mayo, y en las que irrumpió con fuerza la coalición independentista Bildu, que logró el Ayuntamiento de la ciudad de San Sebastián y representación en decenas de municipios.

Según publica Gara, la organización terrorista considera que tanto los resultados de las elecciones como los acontecimientos de los últimos meses han marcado un hito "en el nuevo tiempo que está comenzando a abrirse" en el País Vasco, que interpreta como que "Euskal Herria (el País Vasco) ha ganado la batalla política e ideológica de la ilegalización".

Con esta alusión se refiere a la presencia de Bildu en los mencionados comicios después de que fuera autorizada a participar en las elecciones por el Tribunal Constitucional español que levantó la prohibición previa del Tribunal Supremo, que vinculó a esta coalición con la estrategia de ETA.

Bildu surgió poco antes de la celebración de las elecciones locales de mayo después de que Batasuna, considerada el brazo político de ETA, y las formaciones que la sucedieron, fueran ilegalizadas por la Justicia española, por lo que no podían presentarse a los comicios.

Batasuna y las otras formaciones que aglutinaron a la izquierda independentista radical vasca fueron ilegalizadas en virtud de la Ley de Partidos existente en España desde 2002, que contempla la prohibición de las formaciones que apoyen o amparen el terrorismo.

El Gobierno español rehusó comentar este último comunicado de ETA porque considera que en él sólo hay "más de lo mismo" y reiteró que el único mensaje que aguarda por parte de la banda terrorista es el de su disolución sin ningún tipo de condición.

"No merece ningún tipo de comentario porque no hay ninguna novedad y lo único que debe hacer ETA es anunciar su desaparición", señalaron a Efe fuentes del Ejecutivo, que se remitieron a las declaraciones que hizo hoy el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en una comparecencia junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Al ser preguntado por los periodistas por la posibilidad de que el Gobierno estuviera esperando un comunicado de ETA, Zapatero dijo que no tenía constancia de ello y recalcó que el único comunicado que se espera de la banda terrorista es el que anuncie su final.

"Con comunicado o sin comunicado, la política antiterrorista seguirá dando frutos positivos", añadió después de felicitar a las fuerzas y cuerpos de seguridad españolas y francesas por el hallazgo de tres escondites con armamento de ETA en Francia.

El comunicado hecho público hoy es el quinto de la banda terrorista desde que el pasado mes de enero anunciara un alto el fuego de "carácter general" y "verificable internacionalmente", como "compromiso firme" con un "proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada".

ETA, que busca por las armas la independencia del País Vasco, declaró el alto el fuego el pasado 10 de enero tras sufrir sucesivos golpes policiales en toda su estructura, con centenares de detenidos desde 2007 y sometida a un creciente acoso de las fuerzas de seguridad.

En sus cinco décadas de actividad ha asesinado a casi 900 personas y ha cometido decenas de secuestros y miles de extorsiones a empresarios.