El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá mañana para debatir la situación en Sudán del Sur y dar su luz verde para que ese nuevo estado africano sea el número 193 en incorporarse al organismo multilateral.

Tras el visto bueno del Consejo, tendrá que ser el plenario de la Asamblea General de Naciones Unidas el que se pronuncie a favor de esa incorporación, que se produce tras la petición en ese sentido del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, para que su país sea aceptado como miembro de pleno derecho del organismo.

La República de Sudán del Sur quedó proclamada el pasado 9 de julio en una ceremonia en Yuba a la que asistieron el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, así como jefes de Estado o de Gobierno de otros ochenta países.

El presidente sursudanés señalaba en su carta a Ban que su "país acepta todas las obligaciones contenidas en la Carta de Naciones Unidas y las cumplirá solemnemente".

"Sudán del Sur apoya a Naciones Unidas y su papel para promocionar la paz internacional, la seguridad y la justicia" tal como figuran en la Carta de Naciones Unidas.

También recordaba que el 9 de enero de 2005 el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (MLPS) firmó un acuerdo de paz con el Gobierno "poniendo fin a un conflicto que durante 21 años asoló el país".

El norte y sur de Sudán se enfrentaron durante 21 años en una guerra civil, iniciada en 1983, que causó más de dos millones de muertos y cinco millones de refugiados, y que se saldó con los acuerdos de paz del 2005.

Ese acuerdo garantizaba a los sursudaneses el derecho a la autodeterminación en un proceso que se completó en un referéndum celebrado en enero pasado y que tuvo el respaldo afirmativo del 98 % de la población.

La nueva nación africana está compuesta por diez pequeños estados y ya ha sido reconocida por Estados Unidos, la Unión Europea y otras naciones.

La ONU estará presente en ese país a través de la recién creada misión de estabilización para Sudán del Sur (UNMISS), que estará dotada con 7.000 efectivos y con la que se espera contribuir a la paz y la seguridad en este nuevo país.

Según el procedimiento de Naciones Unidas, una vez que el Consejo de Seguridad haya aprobado por unanimidad la solicitud de incorporación de Sudán del Sur al organismo, corresponde a la Asamblea General dar su visto bueno definitivo al nuevo miembro.