Las autoridades estadounidenses han deportado a un ex miembro de una fuerza militar especial que se sospecha perpetró una masacre en 1982 en la que murieron unas 150 personas en Guatemala.

Pedro Pimentel Ríos, de 54 años, fue entregado a las autoridades guatemaltecas el martes, dijo la portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Virginia Kice.

La deportación de Pimentel, ex instructor de la escuela de entrenamiento de una fuerza conocida como "kaibiles", se ordenó en mayo en Estados Unidos cuando un juez de inmigración rechazó su petición de asilo.

Pimentel era buscado en Guatemala por su presunta participación en una brutal masacre en la comunidad agraria de Dos Erres en diciembre de 1982, en la que murieron más de 150 personas.

Pimentel es uno de más de una decena de ex kaibiles buscados en el país por su papel en la masacre. Las autoridades estadounidenses ayudaron a localizar a cuatro de ellos (tres en Estados Unidos y uno en Canadá que está apelando pedidos de extradición).

Pimentel vivía en Santa Ana, California, y trabajó durante años en una fábrica textil hasta que fue detenido por las autoridades de inmigración en mayo del 2010. Huyó de Guatemala hace dos decenios tras dejar el ejército, temiendo que ya no estaría protegido de los guerrilleros izquierdistas a los que combatió durante la guerra civil del país, de acuerdo con Michael Selph, el abogado de inmigración del guatemalteco.