Cuando el astuto thriller legal "Damages" debutó en la televisión estadounidense hace cuatro años, proyectó a Glenn Close como Patty Hewes, una abogada litigante de las que se juegan el todo por el todo, quien contrató a Ellen Parsons (encarnada por Rose Byrne) como su protegida.

Antes del fin de la temporada inicial, las dos mujeres estaban enfrentadas no sólo contra una oposición feroz sino también entre ellas. (¿Acaso Patty no trató de eliminar a Ellen?)

En las dos temporadas siguientes (en las que Close ganó dos Emmy y un Globo de Oro) la serie nunca aminoró su ritmo y su tensión, pero tampoco superó el nivel de una audiencia de culto. Por eso la cadena FX decidió ponerle fin.

Entonces, en uno de esos giros alucinantes que son habituales en "Damages", la serie volvió a la vida con el anuncio, hace un año, de que se mudaría al servicio satelital DirecTV, el cual le ha garantizado no una sino dos temporadas más. Regresa al aire en Estados Unidos el miércoles por el Audience Network de DirecTV, tan maligna y adictiva como siempre (y para colmo, sin publicidad).

"Creo que el programa es más sombrío que antes, si es que podía volverse más sombrío", dijo Byrne en una entrevista entre tomas en el Battery Park de Nueva York. "Esta temporada tratamos asuntos muy serios y gente realmente mala".

En el debut de la temporada, Ellen descubre que un ex novio de la secundaria y soldado condecorado ha pasado por una situación altamente traumática trabajando para High Star, una firma de seguridad contratada por el gobierno en Washington para realizar misiones especiales en Afganistán. Ellen quiere demandar a High Star en representación de su amigo, y de paso dar impulso a su carrera. Pide ayuda a Patty, quien le aconseja que no agite ese avispero.

Ellen se niega a hacerle caso, y así vuelve a la guarida de Patty después de haberse independizado de ella.

"Me gusta tanto que Rosie haya regresado a Hewes & Associates", dijo Close. "Me encanta que trabajemos juntas. Rosie y yo tenemos una trayectoria común".

Sus personajes también tienen una trayectoria común: de colaboración, conflicto y juegos psicológicos sangrientos.

Los artistas invitados de la temporada serán John Goodman en el papel del fundador de High Star, un explotador ávido de ganancias; Dylan Baker como un detective furtivo participante en el negocio ilícito que constituye el meollo del juicio; y Chris Messina como el amigo traumatizado de Ellen, atrapado entre los fuegos cruzados.