El poder del bate latinoamericano estuvo presente una vez más en el tradicional Derby de Jonrones que antecede al Partido de las Estrellas del béisbol de las Grandes Ligas y en Phoenix lo hizo con el segunda base dominicano Robinson Canó, de los Yanquis de Nueva York.

Canó, que será el jugador más representativo de su equipo en el "Clásico" de verano después de las ausencias de Alex Rodríguez por lesión y la baja voluntaria del campocorto Derek Jeter, dio toda una exhibición de bateo junto con el primera base mexicano Adrián González de los Medias Rojas de Boston.

Las acciones de Canó y González también permitieron otro duelo estelar entre los dos eternos rivales de la División Este de la Liga Americana.

Además la emoción y la igualdad estuvo asegurada en el Chase Field, de Phoenix, hasta el último turno al bate que fue cuando Canó pego el jonrón decisivo para ganar por 12-11 tras haber conectado antes 20 cuadrangulares cada uno en la dos primeras rondas.

"Siempre, desde que eres niño, sueñas con estar aquí, como muchos peloteros a quienes veías, como Sammy Sosa, Ken Griffey Jr., Mark McGwire, Jason Giambi. ¡Vaya que se divertían!", recordó Canó después de haberse proclamado nuevo "rey" en el Derby de los Jonrones.

El segunda base de los Yanquis tuvo a su padre José como lanzador en el Chase Field de Phoenix, un ex pitcher en las Grandes Ligas que tuvo una breve trayectoria de seis apariciones con los Astros de Houston en 1989.

"Un gran padre, siempre estoy agradecido por su apoyo tanto en mi carrera profesional como personal", destacó Canó. "Ha sido algo hermoso haber ganado junto con su colaboración".

Canó se convirtió en el quinto dominicano en ganar la tradicional exhibición de jonrones, que se disputa desde 1990. Los otros ganadores quisqueyanos son Sosa, Miguel Tejada, Vladimir Guerrero y David Ortiz, quien hizo de capitán de los artilleros de la Liga Americana.

El Derby volvió a resaltar los riesgos de tratar de atrapar pelotas en un estadio de béisbol, ya que un aficionado que se encontraba en una mesa encima de una piscina estuvo a punto de caer unos 20 pies (6 metros) durante la exhibición al querer apoderarse de la esférica, tras un jonrón de Prince Fielder, de los Cerveceros de Milwaukee.

La semana pasada, Shannon Stone, de 39 años, murió al intentar atrapar una pelota que había sido lanzada a las tribunas del estadio de los Vigilantes de Texas, en Arlington, y que ha generado un gran debate sobre la responsabilidad de los aficionados en este tipo de acciones de querer conseguir las pelotas de jonrones que van a las gradas.

Aunque se quedó sin el premio el jonrón más espectacular del concurso lo pegó González, un batazo que envió la pelota a la piscina situada en el jardín derecho.

El gran espectáculo deportivo previo al Juego de las Estrellas, Canó estableció también una nueva marca con los 12 jonrones conseguido en la última ronda.

Canó y González fueron los más dominantes de la noche, en la que eliminaron al campeón vigente Ortiz, el bateador designado de los Medias Rojas, y a Fielder, nueve cada uno, en la segunda ronda.

El jardinero Matt Holliday, de los Cardenales de San Luis pegó cinco jonrones, el dominicano José Bautista, de los Azulejos de Toronto y actual líder en las Mayores llegó a cuatro, Rickie Weeks, de los Cerveceros a tres y Matt Kemp, de los Dodgers fue el último con dos cuadrangulares en la primera ronda.

El Derby de Jonrones estuvo precedido en el exterior del estadio con grupos de manifestantes de distintas organizaciones que apoyan a los emigrantes para protestar por la actual ley de inmigración que rige en el estado de Arizona.

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino