El grupo empresarial del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pagará los 560 millones de euros de sanción impuesta el pasado sábado por el Tribunal de Apelación de Milán por el caso Mondadori.

Así lo anunció hoy Niccolò Ghedini, uno de los abogados de Berlusconi, a su salida del Palacio de Justicia de Milán (norte de Italia), donde este martes se celebró una nueva audiencia preliminar del caso Mediatrade, en el que el primer ministro ha sido investigado por supuesto fraude fiscal y apropiación indebida.

El grupo de Berlusconi, Fininvest, "pagará (la sanción) y esperamos que después recupere el dinero cuando el Tribunal Supremo diga la última palabra y haga justicia", indicó Ghedini, en declaraciones que recogen los medios italianos.

Después de que el sábado pasado el Tribunal de Apelación de Milán fallara en contra de Fininvest, quedaba la incógnita de saber si el grupo empresarial accedería a pagar la multimillonaria sanción o intentaría, como ya hizo con éxito tras la condena de primer grado, que esta fuera suspendida cautelarmente.

La cuestión era clave, sobre todo después de que el Gobierno italiano incluyera, en un primer momento, una polémica norma en su plan de ajuste presupuestario que obligaba a los jueces a suspender cautelarmente las sanciones de segundo grado de más de 20 millones de euros a la espera de una decisión del Supremo.

Esta norma, que generó gran revuelo entre la oposición, fue finalmente retirada del plan de austeridad, aunque el propio Berlusconi, quien a través de su grupo recurrirá la sanción ante el Supremo, no descartó retomarla posteriormente en el Parlamento.

"Los jueces de la Corte de Apelación habrían podido suspender cautelarmente la condena, pero no lo han hecho y ciertamente no lo harán", señaló Ghedini.

"No hay ninguna hipótesis de ley, esto lo excluyo categóricamente", insistió el letrado ante las preguntas de si el Gobierno prepara algún tipo de norma que pueda afectar al caso.

Esos 560 millones de euros de condena, que tiene carácter "inmediatamente ejecutable", llegan en concepto de resarcimiento al conglomerado CIR, editor del diario "La Repubblica" (uno de los más críticos con Berlusconi), por los daños patrimoniales causados en la pugna por el control de la editorial Mondadori.

Los hechos del caso Mondadori se remontan a hace más de veinte años, cuando Fininvest y CIR recurrieron a la justicia para que decidiera quién tenía derecho a quedarse con las acciones de la familia Formenton, herederos del dirigente de la editorial, Arnoldo Mondadori, que daban el control de la empresa.

Un juez dio la razón en 1991 a Berlusconi, pero posteriormente el caso se reabrió por la vía penal para averiguar si habían existido irregularidades en el proceso y el exabogado del primer ministro Cesare Previti fue condenado por sobornar a uno de los jueces.

En la audiencia preliminar de hoy del caso Mediatrade (uno de los cuatro que el mandatario tiene pendientes por la vía penal), la defensa de Berlusconi pidió la absolución del primer ministro y la jueza María Vicidomini informó de que, con toda probabilidad, decidirá el próximo 18 de octubre si le envía a juicio.