Presuntas aeronaves no tripuladas estadounidenses dispararon cohetes a una vivienda en el noroeste de Pakistán, matando a seis presuntos milicianos, en el segundo ataque en menos de 12 horas en el área fronteriza con Afganistán, informaron funcionarios de inteligencia paquistaní.

Los ataques siguen al anuncio del gobierno del presidente Barack Obama de suspender más de un tercio de la ayuda militar estadounidense a Pakistán debido a las tensas relaciones. Los dos ataques indican que la Casa Blanca no tiene la intención de detener el programa que ha provocado una creciente tensión entre las dos naciones.

La vivienda que atacada por cuatro misiles el martes por la mañana está situada en Dremala, una aldea del área tribal de Waziristán del Sur. La aldea es fronteriza con Waziristán del Norte, dijeron los funcionarios que hablaron a condición de anonimato por no tener autorización para dar declaraciones a los medios.

El lunes por la noche otros presuntas aeronaves no tripuladas dispararon cohetes contra una vivienda en Gorvak, una aldea de Waziristán del Norte, matando a 12 presuntos milicianos, indicaron funcionarios de inteligencia paquistaní quienes pidieron mantenerse anónimos. La aldea está situada muy cerca de la frontera afgana y a menudo es usada como ruta por los milicianos que cruzan hasta territorio afgano.

La negativa de Pakistán de atacar a los milicianos afganos que viven en Waziristán del Norte, quienes lanzan ataques contra las fuerzas de la OTAN emplazadas en Afganistán, ha sido una de las principales razones de la tensión con Estados Unidos.

Pakistán afirma que sus tropas no están bien equipadas debido a las operaciones en otras partes del país, pero muchos analistas creen que el gobierno no desea contrariar a los milicianos con quienes tienen vínculos históricos y los cuales pueden ser aliados útiles en Afganistán una vez que las fuerzas extranjeras hayan partido.

En respuesta, el gobierno de Obama ha acrecentado considerablemente los ataques no tripulados en Waziristán del Norte en los últimos dos años y también ha atacado en Waziristán del Sur. Estados Unidos se niega a admitir públicamente el programa de ataques no tripulados de la CIA en Pakistán, pero algunos funcionarios han dicho en privado que los ataques han eliminado a dirigentes talibanes y de al Qaida, de alto rango.