Argentina llamó hoy a países de la región a acordar una posición común contraria al "permanente ajuste" como método para "lograr mejoras competitivas", con miras a la reunión que mantendrán en septiembre próximo ministros de Trabajo del G20 en Francia.

"Las mejoras de competitividad no pueden venir por la rebaja de salarios, la degradación de condiciones salariales o el permanente ajuste. Hay que dejar atrás las recetas del Consenso de Washington", afirmó el ministro argentino de Trabajo, Carlos Tomada, luego de inaugurar el seminario "Crisis económica, recuperación y empleo", del que participaron funcionarios del área laboral de Suramérica.

"Hay que trabajar a favor del empleo y de la defensa de los puestos de trabajo porque con esos mecanismos la economía se reactiva y pone en marcha", subrayó Tomada en el Palacio San Martín de Buenos Aires.

El ministro explicó que Argentina trabaja junto a Brasil, ambos miembros del G20, para lograr una posición común con respaldo de los países de la región, de cara al encuentro ministerial del bloque de septiembre próximo.

A la reunión acudió también Gilles de Robien, portavoz de Francia -país que ocupa la presidencia del G20- en el ámbito laboral del bloque, además de representantes de organismos internacionales.

Por su parte, el canciller argentino, Héctor Timerman, pidió en la reunión la "revalorización de las políticas de empleo dentro en la agenda política global" y admitió que en el país "el trabajo avanza a un ritmo lento".