"Puedo perder con todos, menos con Chile".

Sin rodeos y ni tapujos, el volante peruano Juan Vargas definió así la gran rivalidad dentro y fuera de la cancha que existe entre Perú y Chile, que tuvo su más reciente capítulo el martes en el cierre de la primera ronda de la Copa América.

Chile se impuso 1-0 con un autogol peruano en los descuentos, para quedar como líder del Grupo C rumbo a los cuartos de final. Perú también se clasificó a la siguiente ronda.

El partido tuvo sus pasajes de tensión y roce, incluyendo las expulsiones del chileno Jean Beausejour y el peruano Giancarlo Carmona al verse involucrados en un altercado.

"Son partidos calientes, que se juegan con la cabeza caliente", señaló Vargas el miércoles en una entrevista con Fox Sports.

Su compañero Paolo Guerrero, goleador del equipo en la Copa América con dos tantos, coincidió con el mediocampista de la Fiorentina

Apuntó, además, que en el encuentro del martes no se vio lo mejor de Perú, que utilizó muchos suplentes y que además no cuenta en la Copa con sus delanteros Claudio Pizarro y Jefferson Farfán, ambos lesionados.

"No cabe duda que los partidos contra Chile se juegan a mil por hora", expresó el ariete del Hamburgo. "Para nosotros es importante contra Chile sacar siempre buenos resultados".

"Ya nos veremos las caras nuevamente, ya nos veremos las caras en las eliminatorias", advirtió.

La animosidad tiene raíces históricas. Perú y Bolivia perdieron una guerra con Chile en 1879. Los peruanos tuvieron que ceder extensos territorios y los bolivianos quedaron si acceso al océano Pacífico.