El cuadro titular de Colombia regresó el martes a los entrenamientos con la incertidumbre por no saber quién será su rival en los cuartos de final de la Copa América.

El entrenador Hernán Darío Gómez les dio un día libre a los 11 que aseguraron el domingo pasado el primer lugar del Grupo A al vencer 2-0 a Bolivia, y los suplentes foguearon el lunes ante un equipo local.

"Es un poco complicado estar así, sin saber que no tenemos todavía un rival definido. Por ahora nos queda trabajar en lo que sabemos hacer, sin pensar mucho en quién viene, pero sí es algo que nos impacienta", dijo el volante Yulián Anchico.

Colombia, como primero del Grupo A, enfrentará al mejor tercero.

"Nosotros no tenemos preferencia porque esas son complicadas... muchas veces quieres a alguien y ese puede ser más complicado, el fútbol de esta Copa América está difícil y muy igualado, por eso más allá de pensar en los rivales debemos pensar en mejorar lo que no hemos hecho bien", dijo el zaguero Luis Perea.

Los cafeteros, que desde que llegaron a Argentina han dicho que su meta son las eliminatorias para Brasil 2014, podrían haber ganado sus tres partido de no ser porque fallaron numerosas ocasiones de gol en su empate 0-0 con Argentina.

"Eso es cierto", dijo Perea. "Pero ya es pasado y ahora las cosas cambian porque el que pierda se va a casa y ya el margen de error se reduce a cero".

Para el portero Luis Martínez, el desconocer al rival no debe ser algo que preocupe.

"Lo ideal sería saberlo, pero tampoco es algo que nos quite el sueño, sabemos cómo trabaja el 'Bolillo' (Gómez) y seguramente ya vio todas las alternativas y en cuanto lo sepa nos dirá qué hacer, estamos tranquilos", concluyó Martínez.