Ya lo hizo Argentina. Ahora le toca a Brasil comenzar a levantar vuelo para evitar que la Copa América se quede sin una de sus máximas atracciones.

Brasil no tiene otra que ganarle a Ecuador el miércoles para avanzar a los cuartos de final. Una situación parecida enfrenta Paraguay, que garantizará su clasificación sólo si derrota a Venezuela, el sorpresivo líder del Grupo B.

Los venezolanos suman cuatro puntos y están clasificados tras igualar sin goles con Brasil y ganarle a Ecuador, que quedó al borde del precipicio. Para avanzar, los ecuatorianos tendrían que vencer a Brasil en el cierre de la primera ronda.

Argentina y Brasil llegaron a la Copa como los dos grandes candidatos a jugar la final. Sus planteles están llenos de luminarias, incluidos Lionel Messi, el mejor jugador del planeta, y Neymar, una de las grandes promesas del fútbol mundial.

Los dos, no obstante, resultaron un fiasco en sus dos primeras presentaciones y no perdieron en su segunda salida de milagro. Argentina igualó sin goles con una Colombia que regaló numerosas oportunidades de anotar y Brasil salvó un empate 2-2 con Paraguay gracias a un gol de Fred en el último minuto.

La Copa ya recuperó a Argentina, que con una alineación renovada le dio el lunes tremendo baile a Costa Rica con un Messi en gran nivel y se aseguró el pase a la siguiente ronda. El triunfo despejó los fantasmas de una temprana eliminación.

Brasil encara un panorama muy parecido al que enfrentaba Argentina pues llega al partido decisivo de la fase inicial con dos puntos y la necesidad de ganar sí o sí. Neymar no se ha hecho ver y Robinho fue relegado al banco tras un flojo debut ante Venezuela. Resta por verse si el técnico Mano Menezes lo deja nuevamente afuera.

Si hay una diferencia es que mientras que los argentinos se toparon con una Costa Rica frágil — es un equipo improvisado, invitado a último momento e integrado mayormente por jugadores jóvenes_, Brasil se las verá con un Ecuador que asoma como un rival de más cuidado.

Ecuador tiene un equipo con bastante talento, que viene jugando junto desde hace tiempo. Su derrota 1-0 ante Venezuela desafió todos los pronósticos y lo dejó al borde de la eliminación, pero es un conjunto capaz de complicarle la vida a cualquiera.

Los ecuatorianos sentirán la ausencia de Antonio Valencia, el astro del Manchester United, que no se repone de un problema en un tobillo.

En Paraguay, mientras tanto, el gran interrogante es si el técnico Gerardo Martino seguirá apostando al delantero Lucas Barrios, que está peleado con la red, o le dará una oportunidad a Nelson Haedo Valdez, autor de uno de los goles frente a Brasil y que lució bien las dos veces que ingresó por Barrios.